Lourdes e Iván se fueron en un taxi

(PD).- El pasado martes se celebró en Segovia el funeral en memoria de Luis Conde, un español, otro, asesinado por ETA. Y a la salida de la ceremonia estaban el presidente del Gobierno, los ministros de Interior y Defensa, el presidente del Congreso, el presidente de Castilla y León, el jefe del Estado Mayor de la Defensa, los líderes del PP, de IU… estaban casi todos.

Según escribe acertadamente el director de ABC, Ángel Expósito:

«Y Lourdes, la viuda, e Iván, el hijo, cogieron un taxi que esperaba en la puerta de la Academia de Artillería y se marcharon a casa. Imagino que, por lo menos, no tuvieron que esperar a que pasara uno libre por allí y silbar para llamar la atención del taxista. Quizá Lourdes Rodao e Iván Conde quisieron irse así, como gente normal y corriente que son. Como lo era Luis. Pero me llama la atención que unos salvajes maten a tu marido o a tu padre, que casi todas las autoridades del país te acompañen en el funeral, que te digan adiós y que te tengas que marchar en un taxi».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído