La AFLD quiere analizar la orina de Armstrong de 1999

Francia sigue teniendo a Lance Armstrong bajo sospecha y ha redoblado sus suspicacias desde que el ciclista tejano anunció su retorno a la competición.

La Agencia Francesa de Lucha contra el Dopaje (AFLD), encargada de los controles en el Tour de Francia, ha propuesto al heptacampeón estadounidense un nuevo análisis de las muestras de orina que se le extrajeron en el Tour de 1999 y sospechosas de estar contaminadas con EPO, para «probar su buena fe».

La AFLD afirmó en un comunicado que se conservan seis muestras B de orina residual del ciclista del primer Tour de los siete que ganó y le da la oportunidad de «cortar por lo sano con los rumores que le conciernen, si son infundados», aplicando los nuevos métodos de búsqueda de sustancias dopantes.

«Las condiciones de conservación de las muestras y su volumen permite realizar un análisis de la presencia eventual de EPO», explica la agencia en un comunicado en el que recuerda que no dispone el «proceso verbal» necesario para establecer la relación entre las «muestras anónimas y el interesado».

El diario francés «L’Equipe» desveló en 2005 la supuesta existencia de restos de EPO en la orina de Armstrong recogida durante el Tour de Francia de 1999, que el cicilsta tejano se adjudicó siendo además vencedor en cuatro etapas.

Los análisis podrían realizarse en un breve espacio de tiempo, tras un acuerdo con el deportista, en presencia de un experto designado por el ciclista y utilizando el método de «isofocación eléctrica», el más preciso en estos momentos para detectar la presencia de EPO en la orina, añade.

La agencia recuerda que, en caso de que los resultados fueran positivos, no podrían originar ningún proceso disciplinario antidopaje ya que la infracción habría prescrito tras sobrepasarse los ocho años previstos por el artículo 17 del Código Mundial Antidopaje.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído