El modelo televisivo británico prevé un aumento de la publicidad

(PD).- La crisis manda y, en la televisión del Reino Unido, Ofcom decide. Al espectador sólo le quedaría acatar las medidas que barrunta el organismo regulador de los medios británicos: permitir a los canales programar 20 minutos extra de publicidad los fines de semana, es decir, cuando la audiencia llega a sus índices más altos.

Esta iniciativa daría a operadores como ITV una inyección pubicitaria de 85 millones de libras anuales (más de 108 millones de euros).

Ofcom ha lanzado una consulta para variar la regulación sobre publicidad en televisión y, entre todas las propuestas, la más llamativa es la de dar luz verde a un incremento de los anuncios emitidos cuando más británicos están delante del televisor.

Por ejemplo, el día de emisión de ‘Factor X’, uno de los programas más exitosos de la cadena ITV, podía aumentar el tiempo para los ‘spots’ en sus pausas, pero esos minutos se restarían de otros días con menos audiencia.

Así, se mantendrían semanalmente la suma de los 40 minutos de publicidad permitidos entre las 18.00 y las 23.00 horas.

Esta consulta de Ofcom revisa -por segunda vez desde que estalló la crisis- las reglas de la suma total de anuncios, el número y la duración de las pausas publicitarias y los límites en las horas de máxima audiencia.

¿Más anuncios?

Los nuevos tiempos podrían traer más publicidad a los espectadores británicos. En el ‘prime time’ del Reino Unido está limitado a ocho minutos por hora, pero a nadie extrañaría si aumentara hasta la franja de nueve a 12 minutos por hora, más cerca de la mayoría de legislaciones nacionales europeas.

El director de política comercial de Ofcom ha establecido diferencias según los espacios: «Había mayor voluntad para tolerar más anuncios en algunos programas, como concursos de preguntas y respuestas, ‘magazines’ y ‘shows’ musicales, que en dramas de larga duración», según recoge el diario británico ‘The Guardian’.

Los protagonistas de tanto ajetreo de minutos serían las redes privadas británicas que prestan servicio público -Channel 4, Channel Five, S4C e ITV-. Precisamente ITV, la red más grande de los operadores comerciales de la televisión británica, ha atajado la crisis del sector con una reducción de plantilla en su calendario de hasta 1.000 empleos. Este millar de puestos de trabajo tiene mucho que ver con otra decisión de Ofcom, que apoya a ITV en su reducción de boletines informativos regionales.

El nuevo panorama económico ha incidido en la visión de Ofcom, que ha dado luz verde a unareformar el modelo de televisión del Reino Unido. El cambio se sustentaría en una subida del canon que protege la información de interés público emitido por las cadenas comerciales -Channel 5, Channel Five, S4C e ITV-. Actualmente, el canon se sutúa en 3,75 libras (3,78 euros) al mes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído