Cebrián certifica que la red de televisiones locales del Grupo PRISA está en liquidación por derribo

(PD).- Juan Luis Cebrián ha sido categórico y lapidario: ‘Localia está en venta al igual que todos nuestros activos que no son rentables’. Esta sentencia no es más la puntilla de la crónica de la muerte anunciada de una compañía que hace mucho tiempo no es prioridad para Prisa.

No será fácil para Sogecable deshacerse de su red de televisiones locales. ¿La solución? Vender por partes.

Pocas veces Juan Luis Cebrián es tan categórico en temas financieros. No obstante, en la reunión que sostuvo con la prensa económica este lunes, no sólo explicó el plan de refinanciación, sino que además firmó la sentencia mediática de muerte de Localia, señalando que es (el único medio de Comunicación) uno de los activos no rentables de la empresa, que están en venta para lograr liquidez.

Con este anuncio Prisa demuestra dos cosas: la primera es que le urge vender la red de teles que hace tiempo le generan más dolores de cabeza que satisfacciones; y la segunda es que no les preocupa demasiado la suerte que corra la empresa.

Para entender qué pasa con Localia, debemos remontarnos a su nacimiento hace más de un lustro. En ese momento Prisa sufría por no poder sacar en abierto al antiguo Canal Plus y pensaba que una red de teles locales le podía dar el peso específico que necesitaban para influir en las decisiones políticas. Una red de teles que en esos momentos, podía ser equivalente a tener una tele nacional, que de momento Prisa no tenía.

En estos comienzos Localia tenía buena pinta, ya que se benefició de las inversiones de caciques locales en televisión de proximidad, caciques que muchas veces buscaban el apoyo mediático para conseguir ganar peso de cara a la Administración Pública. Pero la nueva ley audiovisual y la TDT lo torcieron todo.

Paralelamente se comenzaron a conceder licencias en diferentes Comunidades y Localia se quedó fuera de Madrid, un golpe del que todavía se recuperan a pesar de seguir emitiendo en la comunidad de forma ilegal. Al mismo tiempo, el Ejecutivo concedía a Prisa una licencia de TV en abierto, que dio nacimiento a Cuatro. En ese momento, toda la producción audiovisual se centró en la nueva cadena y dejó de lado cualquier apuesta local.

No es difícil establecer paralelismo en la caída progresiva de Localia y el crecimiento de Cuatro. La apuesta ya era clara. El problema para Prisa es que dado el actual estado de la Economía y la devaluación en que han entrado todos los medios de Comunicación, será sumamente complicado vender los activos, que por lo demás generarán plusvalías bastante escasas a Cebrián.

La solución sería vender a precios bajos y además por partes, a la serie de empresas locales con que ha establecido sinergias a lo largo de estos últimos años. Vender el paquete completo de Localia sería muy complicado como reconocen fuentes del sector, por lo que ‘trocear’ la red de emisoras sería lo más recomendable, más aún considerando las prisas con que Juan Luis Cebrián quiere vender.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído