Lewis Hamilton, campeón del mundo en la última curva

Lewis Hamilton, campeón del mundo en la última curva

(PD).- Hamilton, desde este domingo el campeón del mundo más joven de la historia de la Fórmula Uno, necesitaba acabar entre los cinco primeros, independientemente de los que hiciera Massa, para ceñirse la corona. Y eso es lo que hizo, aunque sufriendo hasta el último metro.

En un final de infarto y bajo la lluvia, el inglés cruzó la línea de llegada en la quinta plaza ante la desesperación del piloto paulista.

Massa también hizo lo que tenía que hacer, ganar la carrera, pero el milagro al final no se produjo, pese a que se rozó en la última parte de la prueba.

La risa se confundió con el llanto en apenas diez segundos. Los que tardó Felipe Massa en volver a la realidad. El brasileño ganó la carrera, ganó ante su público, tocó con las dos manos el Mundial de Pilotos, y Lewis Hamilton se lo arrebató en los últimos metros.

Lluvia, pista seca y lluvia. Brasil tuvo de todo, y como recompensa, un nuevo campeón del Mundo. Lewis Hamilton, el piloto más joven de la historia en lograrlo.

Sao Paulo quedará en la retina de los millones de espectadores como uno de los finales más vibrantes de la última década, un Gran Premio donde Massa se ganó el respeto, Alonso lanzó su aviso para 2009 y Hamilton certificó todo su poderío.

Ambos lo merecían, pero sólo había sitio para uno. Nueve años después de Mika Hakkinen, McLaren tocó el cielo. Reino Unido despide a un campeón, David Coulthard, y da la bienvenida a otro: Lewis Hamilton.

EL MUNDIAL DE MARCAS PARA FERRARI

Hamilton, que no tenía que hacer nada espectacular, como él mismo dijo la víspera, al final tuvo que exprimirse al máximo para lograr su objetivo.

Cuando la lluvia apareció por segunda vez sobre la pista paulista, a tres vueltas de final, el británico fue superado por el alemán Sebastian Vettel (Toro Rosso-Ferrari), lo que le colocó en una sexta e insuficiente plaza.

Pero el británico, en vista de que el panorama se había puesto muy negro, se lanzó como un desesperado en busca del germano, con el que no pudo en ningún momento.

Pero Hamilton llegó hasta otro alemán, Timo Glock (Toyoya), que optó por no cambiar a neumáticos de agua y mantener los de suelo seco. El británico lo aprovechó y le superó cerca de la línea de meta para cruzarla en el quinto puesto y con el título en el bolsillo.

La casa italiana Ferrari se ha proclamado por decimosexta vez campeón del mundo de constructores, con lo que supera en siete a la escudería británica Williams, su mas inmediato seguidor por número de títulos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído