Crisis a la vista: Cuatro partidos sin ganar

Crisis a la vista: Cuatro partidos sin ganar


(PD).-El Sevilla FC, en un mal partido en todas las líneas, traslada su crisis a Europa y enlaza cuatro partidos consecutivos con derrotas -dos en la Liga, uno en la Copa del Rey y otro en la Copa de la UEFA-, ya que en Lieja el Standard fue superior y se llevó el triunfo por 1-0.

El conjunto hispalense, que inició el torneo continental con una victoria como local ante el Stuttgart (2-0), ahora ve cómo se complica el grupo, donde el conjunto alemán, el belga y el Sampdoria italiano se igualan en la tabla con tres puntos, mientras que queda descolgado el Partizán de Belgrado, con cero.

Se había planteado el partido en Lieja como el más importante de lo que va de temporada para los locales, pues el vigente campeón de la liga belga iniciaba su andadura en la fase de grupos de este torneo y porque, además, recibía a uno de los favoritos para pasar como primero a los dieciseisavos de final.

El equipo que entrena el rumano Laszio Boloni, que ha estado muy cerca de entrar esta campaña en la Liga de Campeones -quedó apeado en la prórroga de la previa ante el Liverpool inglés- se contagió rápidamente del gran ambiente de las gradas y se hizo con el mando del partido, ya que fue el que, con una fuerte presión, movió mejor el balón y lo intentó por las bandas.

La formación española, ante el despliegue del rival, reculó demasiado y siempre estuvo a merced de lo que hicieran los belgas, porque en las contadas veces que tuvo el balón no lo movió con claridad, lo perdió rápido y no logró llevarlo con peligro ante el meta ecuatoriano Aragón Espinoza.

Con el paso de los minutos, el conjunto local se quitó todos los complejos que pudiera tener al recibir al Sevilla y gozó de aproximaciones para haber inaugurado el marcador ya en la primera media hora de juego, aunque la definición final no fue su fuerte.

El premio al mejor juego del Standard tuvo su premio en el minuto 38, cuando el congolés Dieudonné Mbokani se aprovechó de una nueva pérdida sevillista para recibir un balón ante Andrés Palop y batir con facilidad al meta valenciano.

Ese resultado fue lo mejor que le pudo pasar al Sevilla en la primera parte, porque Axel Witsel y el brasileño Igor De Carmargo estuvieron muy cerca de marcar ante un rival totalmente desplomado.

Mucho tuvo que decirle a los suyos Manolo Jiménez en los vestuarios y la verdad es que en la segunda parte el Sevilla ganó metros y tuvo más tiempo el balón.

El técnico sevillista le dio entrada a Tom De Mul a la hora de juego en sustitución de un desaparecido marfileño Ndri Romaric, con la idea de que el belga se justificara ante sus compatriotas y le diera más profundidad al conjunto español.

Pese a ello, el tiempo pasó sin que el Sevilla tuviera continuidad y sin crear demasiado peligro, aunque Jesús Navas, el mejor de su equipo, inquietó en un remate de chilena y poco después el italiano Enzo Maresca también hizo intervenir al portero rival.

En los últimos minutos entró al terreno el canterano Fernando, único delantero en el banquillo por las numerosas bajas en la primera plantilla sevillista, para agotar las posibilidades atacantes, pero el Standard supo en esta fase controlar bien en la defensa para que se llegara a la conclusión sin demasiados agobios y con el 1-0 que le da sus primeros tres puntos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído