Venus se convierte en maestra


(PD).-La tenista estadounidense Venus Williams, número ocho de la WTA, logró su primer Masters femenino de tenis al derrotar a la rusa Vera Zvonareva por 6-7 (5-7), 6-0 y 6-2 en la primera gran final que la jugadora eslava alcanzaba en su carrera deportiva, y que acabó con ella desesperada llorando de impotencia en la pista.

La mayor de las Williams, toda una coleccionista de torneos, sumó a su palmarés el Masters femenino, un título que en activo sólo tenía en sus vitrinas su hermana Serena. Venus destrozó a la inexperta Zvonareva, que se vació en su afán por lograr la primera manga, y que luego fue un juguete en manos de la potente derecha de la estadounidense.

Zvonareva, que ha realizado un torneo impecable venciendo en semifinales a Dementieva y en la fase de grupos a Jankovic, Ivanovic y Kuznetsova, desplegó un tenis ofensivo y preciso en los primeros compases hasta alcanzar el 5-2 en la primera manga.

Venus Williams reaccionó con su característica potencia hasta poner el 5-5 y los nervios en la muñeca de Zvonareva, que se vació corriendo de un lado a otro de la pista en busca de contrarrestar el poder físico de la mayor de las Williams.

El ‘tie-break’ del primer set fue la clave del encuentro, puesto que Zvonareva se dejó su físico en aras de lograr a cualquier precio esa manga.

Venus, que en semifinales había vencido a la número uno Jelena Jankovic, midió muy bien su esfuerzo y salió como un torbellino en la segunda manga para endosar un deshonroso 6-0 en apenas 15 minutos, que provocó que los ánimos de la rusa bajaran ostensiblemente.

En el tercer set, la estadounidense, ganadora en cinco ocasiones de Wimbledon, siguió con la misma tónica y en el segundo juego ya rompió el saque de la rusa, que desde ese momento comenzó a desquiciarse en la pista, recordando mucho a la actitud que mostró Martina Hingis hace una década ante Steffi Graf en la final de Roland Garros.

La rusa se desesperó, porque ante sí tenía la oportunidad de mejorar notablemente su mejor puestos en la clasificación en la WTA, nunca ha mejorado del noveno, y su ganancias, el premio a la ganadora era de 4,5 millones de dólares, más dinero que todos los premios que Zvonareva había obtenido a lo largo de su carrera.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído