¿Quién protege al Celta de Vigo?

¿Quién protege al Celta de Vigo?


Fran Galván(PD).-En época de telebasura y pornopolítica, los clubes de fútbol son esenciales para alimentar el «pan y circo». Eso les otorga inmunidad para tapar sus miserias y corruptelas gracias a la anuencia de políticos que explotan el negocio del balón con fines electorales. El Celta de Vigo es un ejemplo en toda regla. Tiene una deuda que ronda los 70 millones de euros, entre multas y deudas con Hacienda. Sobre el alcalde de Vigo, el socialista Abel Caballero, cae la sombra de la duda por un supuesto convenio que le saldría gratis al club pero que sería ruinoso para los contribuyentes.

El fútbol español está trufado de irregularidades, dinero que cambia de manos, comisiones y sociedades endeudadas. Gracias a la impunidad que rodea al «pan y circo», la Justicia utiliza una doble vara de medir a los clubes. Los políticos y Hacienda prefieren mirar para otro lado, mientras muchos oportunistas se enriquecen a costa del dinero del contribuyente.


El Celta ha pasado de codearse con los grandes de Europa a estar en Segunda hundido por una ley concursal originada una deuda que ronda los 70 millones de euros. Pero no es el único equipo español que está endeudado. Hay una mala gestión de sus administradores gastando más de lo que ingresan. Algo que desde que son SAD, sociedades anónimas deportivas (empresas), es delito. Pese al estar sometidos al código de comercio, están blindados por una administración mira para otro lado.

CAFINES DENUNCIA

Raimundo Piñeiro, vicepresidente de Cafines, se sorprende de la impunidad que protege a los administradores del Celta . “Si una persona adeuda a Hacienda 1000 euros le embargan hasta el carné de identidad o si no, hay que garantizar la deuda. Pero con el Celta esto no pasa.”

La acusación tiene ribetes sorprendentes: «El alcalde de Vigo -denuncia CAFINES– tiene cedido al Celta las instalaciones deportivas y su explotación a precios ridículos. El ayuntamiento tiene concedido al Celta la explotación de las instalaciones municipales por sólo una peseta al mes. Y encima no tienen ingresos”.

DOS PRESIDENTES IMPLICADOS

Los responsables de esta situación son para CAFINES los dos presidentes. El anterior, Horacio Gómez, y el actual, Carlos Mouriño, por no presentar una denuncia cuando aparecieron las irregularidades: “Tanto los accionistas como los futuros administradores tienen que exigir acciones de responsabilidad o acciones penales y no lo han hecho. Mouriño no hizo eso. ¿Qué intereses tenían los dos para no denunciar nada de eso?”

“Si el concurso sale como doloso no sólo tendría que pagar Horacio Gómez, sino todo el consejo de administración pasado y actual. El propio responsable es el presidente actual porque pasó el tiempo y no ejerció ninguna responsabilidad. Están implicados los dos consejos de administración. Porque debió presentar una denuncia en el juzgado y no lo hizo con la esperanza de que el concurso le saliera bien.”

Creen que el club quería llegar al concurso. “El Celta se sometió a un proceso concursal porque así todos los delitos que han cometido los tapan, obligan a renegociar las deudas a todo el mundo. Un dirigente tiene que dirigir la empresa con responsabilidad. Por ejemplo, si sólo se tienen 100.000 pesetas no se le puede pagar a un trabajador 2.000.000 pesetas, porque se está cometiendo una diligencia. Porque se le puede estar defraudando a la sociedad y parte de esos 2.000.000 puede que vayan al dirigente.”

LA DEFENSA DE GÓMEZ

El grupo de Horacio Gómez defiende de su gestión como así publicaba el Faro de Vigo:

Con todo, el grupo de Horacio Gómez maneja ciertos argumentos básicos en su defensa, que ya esgrimió en la última asamblea general de accionistas. Donde los administradores ven prácticas «anómalas y heterogéneas» o «irregularidades» el ex consejo habla de actuaciones habituales en el mundo del fútbol; cuando se habla de una «política disparatada» de contrataciones, los anteriores dirigentes creen que era un endeudamiento de tipo medio en relación a otros equipos de Primera y siempre dirigido a mantener el nivel competitivo celeste. Porque en última instancia repetirán que ningún club ha tenido que recurrir al proceso concursal mientras militaba en la máxima categoría y en ella estaba el Celta cuando se produjo el relevo en la cúpula directiva.

Pero CAFINES piensa lo contrario y así lo hace constar en su denuncia. “Que a mayores del trato privilegiado que el concello otorga el Celta SAD, la SAD Celta de Vigo ha supuestamente cometido delitos gravísimos que deben a ese concello a personarse en el procedimiento concursal y a iniciar acciones penales en defensa de los intereses sociales y económicos de Vigo puesto que a pesar de recaudar cantidades millonarias no han cumplido como administradores serio y responsables tal y como preceptúa el código de comercio vigente y ley concordante, máxime cuando el concello es el que sufraga una serie de cargas económicas que va en perjuicio de todos los vigueses».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído