El País despide a uno de los trabajadores expedientados por la huelga

El País despide a uno de los trabajadores expedientados por la huelga

(PD).- Tras la apertura de los expedientes disciplinarios que abrió la dirección de El País a 6 trabajadores por la huelga que la plantilla mantuvo a finales de diciembre, este miércoles se ha conocido el despido de un trabajador de la edición de cierre de talleres.

Esta decisión ha desencadenado la indignación del Comité Intercentros que en un comunicado acusa a la empresa de poner en práctica “la justicia de Juan Palomo”, mientras convoca una asamblea para el próximo día 20 en la que se estudiarán nuevos paros y movilizaciones, publica Diariocrítico.

La dirección argumenta que los seis expedientes disciplinarios abiertos tras la huelga se deben a “los hechos violentos producidos en la madrugada del 28 de diciembre en los locales de Gelesa, empresa distribuidora del periódico”. Uno de ellos se ha archivado, cuatro no se han resuelto aún y el otro – un trabajador de la edición de cierre de talleres- ha finalizado en “despido disciplinario”.

Según la versión de la empresa, el despedido “intervino de forma violenta” en uno de los piquetes de huelga “portando un dispositivo electrónico de defensa personal que emite descargas eléctricas de alto voltaje, exhibiéndolo y haciéndolo crepitar” ante el personal de la citada empresa donde se realizó la tirada del periódico.

La respuesta del Comité Intercentros no se hizo esperar y en otro comunicado titulado “Mentiras, provocaciones e incompetencia”, niegan esta versión y califican el despido del trabajador del diario como una decisión de suma “gravedad” y la consideran como “una respuesta prepotente y arbitraria” ante el “elevadísimo seguimiento de la huelga por parte de la plantilla”.

El Comité ha convocado asambleas generales en todos los centros del diario El País para el próximo día 20 de enero en la que se debatirá y votará si se convocan nuevas jornadas de huelga, en sábado y domingo, desde el 24 de enero hasta el 1 de marzo.

Además, acusan a la empresa de “vulnerar de forma descarada y múltiple el derecho constitucional a la huelga” y al Consejero Delegado, Juan Luís Cebrián, de “presionar” a los trabajadores con frases como “los cargos de confianza me duran veinte minutos” o “la Redacción se ha pegado un tiro en el estómago”… así como de adoptar una actitud “totalitarista” llamando a los domicilios particulares de los redactores para ver si iban a o no a secundar la protesta.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído