LA SGAE también cobra por el… Asturias Patria Querida

(PD).- Cada día salta una y cada vez más gorda. Ayer era el Himno de Andalucía que ha hecho a Manuel Chaves y los suyos pedir al Ministerio de Cultura para que ponga fin a la tropelía. Hoy nos enteramos de que la Sociedad General de Autores -la perversa SGAE- tiene registradas cerca de treinta versiones del ´Asturias patria querida´. Y que cobra por todas.

Explica B. A. G. en la Voz de Asturias que cada vez que suena el Asturias patria querida al final de una romería, en una boda con orquesta o simplemente en un acto lúdico-festivo, la Sociedad General de Autores de España (SGAE) percibe un dinero por derechos de autor.

Y no es para los descendientes del compositor Ignacio Piñeiro, que registró la letra en 1930, sino para cerca de una treintena de músicos y colectivos que tienen la autoría de distintas versiones del himno de Asturias, por las que cobran.

Javier Vidal, director de la zona noroeste de la SGAE, reconoce que el himno asturiano también paga derechos de autor como cualquier otro tema musical, aunque con excepciones, como son los actos públicos, religiosos o los desfiles militares. No se cotiza, por ejemplo, cada vez que suena en el Teatro Campoamor cuando concluye la ceremonia de los Premios Príncipe de Asturias.

Con el himno de Asturias, añade Vidal, suceden dos cosas: «Su música ya sonaba antes de que fuese declarado himno y hay más de una veintena de autores que tienen registradas distintas versiones». En ocasiones se trata de cambios de acordes o adaptaciones de distinto tipo.

En el repertorio de la SGAE son cerca de treinta las obras que figuran como Asturias patria querida –sólo una registrada por Ignacio Piñeiro– a nombre de músicos, orquestas o bandas de gaitas. Vidal afirma que en muchos casos son versiones realizadas hace un par de décadas pero cuyos derechos de autor siguen vigentes.

«En general, la SGAE no cobra por una pieza en concreto sino por el uso global de un repertorio», explica Vidal. En un concierto de una orquesta, por ejemplo, la Sociedad se queda con el 7% de los ingresos por los derechos del repertorio.

«Luego es la misma orquesta la que nos facilita el trabajo y nos comunica la versión de cada autor que han utilizado de forma que nosotros abonamos a cada uno esos derechos».

El caso del himno de Asturias no es el único. En Andalucía, los herederos de Blas Infante, autor del himno decidieron ceder los derechos al pueblo, pero en la SGAE aparecen nueve registros de adaptadores de la pieza, por lo que sus notas siguen generando ingresos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído