Jugando a convertirse en campeones

Jugando a convertirse en campeones

(Montse Coque, especial para PD).- No tienen ni un duro y se reúnen los domingos para mejorar su técnica bajo la tutela de algún campeón internacional. Son los futuros campeones de judo. Chavales que no cuentan con demasiadas ayudas y hacen lo posible para hacerse con un nombre en este laureado deporte.

El próximo fin de semana es el Campeonato de España en la ciudad de A Coruña y algunos clubs madrileños han decidido aprovechar esta jornada de asueto para entrenar, mejorar e intercambiar experiencias. La mañana ha servido para poner de manifiesto y plasmar sobre el tatami uno de las bases o consignas que dieron origen a este deporte en la mente de uno de los grandes pedagogos del siglo XX, el fundador de este deporte Jigoro Kano, “beneficio y prosperidad mutua” sustentan los pilares de formación en este deporte.

Algunos entrenadores y técnicos de los diferentes clubs que conforman el mapa del Judo madrileño han querido que no sea un mero entrenamiento más y que sea una jornada para que los más veteranos compartan sus experiencias y prácticas con los más jóvenes y que vienen pegando muy fuerte. Se podía ver a Antonio Domínguez, David Zamora, Iván Vega, Antonio Sánchez, Ainhoa Toro, Jorge Benavente y Teresa Blanco entre otros muchos, “dando cera” a los jóvenes en edad pero no en resultados como Borja Fernández y Jorge Rigueira subcampeones de Europa, Adrián Pastor subcampeón de España, Evadne Huecas, Tamara López, Esteban Mayordomo y tantos otros.

Al finalizar uno de los más veteranos, José Arroyo declaraba: «He venido porque me habían dicho que se iba a celebrar un entrenamiento, me ha gustado y les he servido de saco de golpes de cara al próximo campeonato».

Entrenando con campeones

El entrenamiento esta vez lo ha dirigido el madrileño David Alarza, uno de los grandes dentro del judo internacional. El deportista de Brunete cuenta con un palmarés de lo más completo y abultado; en su haber varias olimpiadas, medallas en mundiales y europeos. David es todo un profesional del judo y de momento no va a poner punto y final a su carrera deportiva.

Compito el próximo fin de semana, he venido a este entrenamiento porque me han llamado y soy un profesional del Judo, no hemos venido especialmente a preparar un campeonato, no ha sido la finalidad de hoy, hemos venido para compartir nuestra experiencia e intentar de mejorar todos.

El anfitrión en esta ocasión ha sido Vicente García Mayoral, técnico de uno de los clubs punteros en Madrid, su club el Juan de la Cierva-Espinillo arrasaba literalmente en el último campeonato senior de Madrid y prestaba en el día de hoy las instalaciones.

Sus chicos dejaban el viernes pasado las colchonetas preparadas para este domingo, y es que en este club no hay divismos de ningún tipo. Pero sí mucha humildad que permite saberse no perfecto y estar abierto a mejorar. Borja, Tamara, Soto y muchos otros ayudan a colocar en cada jornada de entrenamiento esas planchas, aunque el fin de semana anterior se haya llegado con un medalla de plata en el europeo; caso de alguno de ellos. No hay grandes medios o ayudas pero sí mucho esfuerzo y trabajo que es la receta que lleva en su libreta García Mayoral:

He querido realizar este entrenamiento para completar a los deportistas. Es trabajar de forma constructiva, no había ninguna actividad federativa y hemos querido hacer un encuentro entre los competidores de Madrid.

Han venido de todas las categorías, hemos contado con grandes judokas, gente incluso que se ha retirado ya pero que es su experiencia es indispensable para los judokas que están en periodo de formación dentro de la alta competición. Queremos hacer esto cada mes para que haya un mejor desarrollo entre estos deportistas madrileños.

Este tipo de intercambios lleva existiendo toda la vida. Los clubs aquí presentes lo han venido haciendo desde sus orígenes y no sólo en Madrid. Frecuentemente los judokas buscan deportistas de su mismo peso o del inmediato superior en otros clubs porque los suyos se hacen pequeños y la práctica siempre con los mismos hace que la evolución de nivel se ralentice o incluso quede paralizada.

En cambio cuando se producen este tipo de intercambios o “quedadas” entre clubs se enriquece a los deportistas y los lazos se estrechan, hay más sensación de equipo.

Stages en el calendario

No hay que olvidar los stages o campos de trabajo en el calendario de muchos clubs, tanto punteros como los más humildes de nuestro territorio. Son de gran utilidad; todas estas actividades no dejan de ser iniciativas privadas por parte de los clubs. Dada la situación del judo nacional son los que están tirando del carro.

Iniciativas institucionales o federativas como las concentraciones no hay que dejarlas tampoco de lado porque también contribuyen y aportan. Pero las más numerosas ahora mismo son las de los gimnasios privados.

Otra gran oportunidad se presenta fuera de nuestras fronteras, en los entrenamientos tras la celebración de torneos prestigiosos como el Villa de París o el de Hamburgo, donde cualquier judoka puede apuntarse pero no sin hacer el desembolso económico requerido.

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

-Miriam Blasco, pionera en deporte y en política

-Binéfar, cuna de campeones

-El legado de Sergio Cardell

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído