El papel pierde fuerza en El Mundo

El papel pierde fuerza en El Mundo

(PD).- Los trabajadores de Unidad Editorial se temen lo peor después del acuerdo anunciado entre el grupo de Pedrojota y Bermont para la creación de una nueva sociedad de impresión. Con este convenio, Pedrojota tiene vía libre para reducir la plantilla de talleres, como ya hicieran PRISA y Vocento.

El rumor viene escuchándose desde hace semanas cuando Pedrojota convocó una reunión extraordinaria con los representantes de los trabajadores para advertirles que necesitaban ahorrar 30 millones de euros en costes de personal. Ahora Unidad Editorial lo ha confirmado.

En un comunicado publicado en El Mundo, el grupo que preside la historiadora Carmen Iglesias anuncia «el acuerdo para la creación de una nueva sociedad en el sector de la impresión, que se denominará Corporación Bermont». El grupo espera facturar con esta unión más de 80 millones de euros.

A la nueva sociedad, con un 63% de propiedad del Grupo Bermont y un 37% de Unidad Editorial, le serán transferidas todas las actividades de impresión industrial de Unidad Editorial, editora, entre otras publicaciones, de El Mundo, Marca y Expasión. Además, podrá ofrecer a otras editoriales su plataforma tecnológica de vanguardia y su reconocida calidad en la impresión.

Los representantes de los sindicatos calculan que los recortes anunciados por Unidad Editorial afectarán a 400 empleados. No obstante, los sindicatos del grupo han advertido a PD que este acuerdo no ha sido consultado por lo que no constará como recortes de trabajadores. Calculan que podría afectar a entre 200 ó 300 trabajadores procedentes de las empresas Fabripress y Recoprint, con quien hasta ahora trabajan. Pero no han sido los únicos que han recurrido a su sección de imprenta para reducir personal.

Vocento también ha llegado a un acuerdo con Bermont para la externalización de los servicios de impresión. El grupo pretende que la empresa asumiera los trabajadores de la planta de Barajas, cerca de 120 trabajadores.

Otro de los grandes grupos que atraviesa problemas es PRISA. La familia Polanco tiene una deuda de 5.000 millones de euros y necesita reducir costes como sea. Su consejero delegado, Juan Luis Cebrián, no ha descartado cerrar talleres e imprentas de El País, As, Cinco Días y GMI.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído