Las televisiones autonómicas que trajo la crisis

Las televisiones autonómicas que trajo la crisis

(PD).- En plena y voraz crisis de contratos publicitarios, las distintas administraciones públicas siguen viendo en los canales estatales de televisión el medio más idoneo para hacer campaña y para multiplicar su presencia mediática, y no dudan en invertir grandes sumas del dinero público para subvencionar nuevas cadenas que sirvan de escaparate a sus intenciones.

Tres nuevas televisiones han comenzado sus emisiones en los últimos siete días, otra arrancó en octubre y ya hay una quinta calentando en la banda para salir.

Recuerda Vicente Ruíz en El Mundo, que La Televisión de Galicia (TVG) estrenó su segunda cadena la pasada semana, Castilla-La Mancha Televisión (CMT) hace lo propio hoy mismo, Televisión Valenciana (TVV) acaba de iniciar la emisión en pruebas de un canal de noticias y la radiotelevisión pública vasca (EiTB) va más allá y se atreve con dos nuevos canales: ETB-3, en antena desde el pasado mes de octubre, y ETB-4, cuyo estreno está previsto para verano.

Frente a los recortes en las televisiones privadas, obligadas a apretarse el cinturón para sobrevivir, las administraciones regionales no escatiman medios en sus cadenas y se atreven a estrenar nuevas televisiones que añadir a la red existente, que ya le cuesta a las arcas públicas, es decir, a todos los españoles, alrededor de 1.500 millones anuales.

«No tienen una ambición comercial, con lo que la mordida al pastel publicitario va a ser mínima», defiende Enrique Laucirica, secretario general de la Forta, cuando se le pregunta por la incidencia que estas nuevas bocas pueden tener en el cada vez más menguante plato de publicidad que alimenta a todos los medios españoles.

Con las tres últimas ya hay un total de 26 cadenas. Catalunya lideraría este ranking con cuatro: la generalista TV3, el más cultural C33, el servicio de noticias de 3/24 y Canal 300, dedicado a series y programas infantiles. En total, la Televisió de Catalunya cuesta 154 euros por hogar.

A las acusaciones sobre el derroche de dinero público que suponen estas televisiones, Laucirica contesta que «es inapropiado hablar en estos términos porque las nuevas cadenas sirven para optimizar recursos».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído