Un periodista de El Mundo reconoce ante el juez que pidió dinero en préstamo a los narcos

Un periodista de El Mundo reconoce ante el juez que pidió dinero en préstamo a los narcos

(PD).- Una juez de Martorell (Barcelona) decretó ayer el ingreso en prisión provisional -eludible bajo una fianza de 18.000 euros- para el periodista del diario El Mundo Nando García, por su vinculación a una organización de narcotraficantes.

García declaró la madrugada del viernes al sábado en calidad de imputado por los presuntos delitos de estafa, asociación ilícita y calumnias. Durante el interrogatorio, la juez le mostró el contenido de diversos correos electrónicos y conversaciones telefónicas que, según diversas fuentes, le implican en esos delitos.

La orden de prisión se dictó casi a las cuatro de la mañana. El periodista, que ha sido suspendido de empleo y sueldo hasta que se aclaren los hechos, deberá abonar en las próximas horas 18.000 euros para seguir en libertad. Se trata de la medida cautelar más dura impuesta entre los nueve implicados por sus supuestas vinculaciones con una banda de delincuentes, que a lo largo del viernes declararon en calidad de imputados.

La sesión fue maratoniana. A primera hora de la tarde de anteayer llegó al juzgado, situado en los bajos de un bloque de pisos, el teniente coronel de la Guardia Civil Alfonso López Rubio.

La juez también decretó su ingreso en prisión, pero pagó la fianza (12.000 euros) y está en libertad. López Rubio trató de zafarse de las cámaras, sin éxito, con su chaqueta de piel marrón. Los vigilantes de seguridad impidieron la entrada al edificio a López Rubio porque la juez aún no había llegado. Para su desgracia, tuvo que esperar un buen rato en la calle.

La juez dictó prisión con fianza, además, para un ex inspector jefe del Cuerpo Nacional de Policía y un guardia civil, y prisión incondicional para otro de los implicados. Los cuatro restantes quedaron en libertad, pero con cargos. Todos ellos están siendo investigados por vínculos con una banda delictiva a la que se atribuye el robo de 400 kilos de cocaína en enero de 2005. La droga estaba en un contenedor del puerto de Barcelona y bajo la vigilancia de la Guardia Civil.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído