Álvarez Cascos denuncia a la Cadena SER por coacciones y amenazas

Álvarez Cascos denuncia a la Cadena SER por coacciones y amenazas

(PD).- La respuesta de la SER al requerimiento de Álvarez Cascos para que rectificasen las insidias sobre su persona ha sido llamar a su abogado para advertirle sobre la publicación de unos contratos. Ante esto ha presentado una denuncia en el Juzgado de Guardia por coacciones y amenazas. No se arredra.

El ex vicepresidente del Gobierno, Francisco Álvarez Cascos, ha emplazado a la Cadena SER a rectificar sus acusaciones sobre irregularidades en adjudicaciones de obras. Además Cascos exige una rectificación sobre las informaciones de la radio del Grupo PRISA en las que se aseguraba que él había llevado a Francisco Correa, principal imputado en el Caso Gürtel, de la mano al PP.

En los boletines informativos de los pasados 10 y 12 de febrero se afirmaba, en referencia a Álvarez Cascos, que «Correa asegura que le ha dado más de 1.000 millones por adjudicaciones de obras en la época de Cascos» y que «Francisco Correa llegó al PP de la mano de Álvarez Cascos».

En una nota remitida a los medios de comunicación, los abogados de Cascos explican que la insinuación de irregularidades o tratos de favor en las adjudicaciones de obras época de Cascos son inciertas.

Así mismo, según los abogados, la información en relación a Francisco Correa también es falsa ya que la agencia de viajes de Correa empezó a prestar servicios a la oficina central del PP en 1991 y el viaje al que se refiere la noticia para afirmar que «después del viaje, Correa empezó a trabajar para el PP» es de finales de 1993, por lo que no coincide con el periodo de mandato de Cascos al frente del ministerio de Fomento.

La respuesta de la radio de PRISA al requerimiento del ex vicepresidente ha sido llamar a su abogado para amenazarle con la publicación de unos contratos, ante lo que Cascos ha presentado una denuncia en el Juzgado de Guardia por coacciones y amenazas. Su abogado recibió una llamada en nombre de la Cadena SER de un abogado de PRISA que se identificó como Pizarro, que le amenazó con publicar los contratos en Valencia y en Madrid de la empresa de Cascos, a la que se refería como Aqualia.

PDF DE LA RECTIFICACIÓN COMPLETA QUE LE HA EXIGIDO A EL PAÍS

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído