Roures, Zapatero y el ‘plan Lara’: se abre la veda para la fusión de las televisiones

Roures, Zapatero y el 'plan Lara': se abre la veda para la fusión de las televisiones

(PD).- Casi con nocturnidad, el Gobierno aprobó este viernes una batería de medidas urgentes para liberalizar el sector de la televisión. Un Decreto Ley que cogió a todos los operadores por sorpresa y que las malas lenguas definen como el ‘plan Lara’ por el beneficio más inmediato que podría obtener una depauperada Antena 3 y, cómo no, La Sexta de Mediapro.

Apenas quedan unos días para que el Gobierno presente la nueva Ley General Audiovisual e introducen unas reformas, de carácter urgente, para modificar la actual legislación. Con el Decreto Ley aprobado el viernes pasado, el Ejecutivo flexibiliza los límites a las participaciones cruzadas en las cadenas españoles de la televisión; es decir, abre la veda de las fusiones.

Esta reforma suprime la limitación del 5% en las participaciones cruzadas y permite la fusión de dos operadores siempre y cuando no superen el 27% de la audiencia total. Además, deberán garantizar la existencia de como mínimo tres operadores privados de ámbito estatal con dirección editorial distinta.

Las cadenas podrán fusionarse

De le Vega justificaba esta medida con el objetivo de «fortalecer financieramente a las empresas de televisión, afectadas por el descenso de publicidad y permitir así su capitalización y las sinergias». Encomiable por parte de un Gobierno que siempre que ha dado un paso en materia audiovisual ha beneficiado estratégicamente a los mismos.

Y es que Planeta no levanta cabeza. Si Antena 3 obtuvo en 2006 unos beneficios de 284 millones de euros, cerró 2008 con unas ganancias de «sólo» 91 millones, una caída del 68% en sólo dos años. Onda Cero tampoco va mejor; aunque la crisis no ha castigado a la radio como a otros soportes, los beneficios del pasado año se redujeron a la mitad respecto a 2007.

En cuanto a las cabeceras de papel la situación es desastrosa. La Razón no acaba de arrancar y ha comenzado el año con una importante pérdida de lectores. Así como ADN que, en un intento por mantener el gratuito, el grupo optó por cerrar la edición digital.

Sólo los canales de TDT reportan ciertos beneficios. A pesar de que Antena 3 Neox es líder de los canales temáticos con un 3,7% de share y Antena 3 Nova es cuarto con un 2,2%, los ingresos por publicidad hasta el apagón analógico siguen siendo exiguos.

Los caprichos de Roures que pagamos todos

La situación de Mediapro no es boyante, aunque por otros motivos. Desde la puesta en marcha de La Sexta, Roures se ha afanado en comprar todos los derechos deportivos del mercado a precios desorbitados. Sabe que para situarse en el mercado no hay nada mejor que el fútbol y la Fórmula 1 pero tampoco nada más complicado de rentabilizar.

Cuando La Sexta confirmó la compra de los derechos de retransmisión de la Fórmula 1 por 200 millones de euros en cinco años, el consejero delegado de Telecinco se echó las manos a la cabeza. Según sus cálculos, este deporte es rentable hasta los 15 millones anuales y depende siempre de los resultados de Fernando Alonso.

Roures, ducho en las artes de engatusar a los poderes públicos para obtener sus beneficios, encontró en las autonómicas su vellocino de oro: ha llegado a un acuerdo con cuatro cadenas regionales -y negocia con seis más- para la cesión de los derechos. Cada una pagará cuatro millones de euros; es decir, si se concretasen las negociaciones, Mediapro habría rentabilizado la inversión incluso antes de comenzar las emisiones.

Sin embargo, amortizar los derechos de fútbol es otra historia. El propietario de Mediapro esperaba que la fórmula de ‘fútbol a un euro’ a través de la TDT de pago diera resultados y para ello cuenta con una Ley General Audiovisual hecha a su gusto. Pero este proyecto debería presentarse al Parlamento el próximo mes y tiene todos los visos de retrasarse, como han confirmado fuentes del sector.

Ante este imprevisto, el Gobierno ha entrado en escena con un Decreto Ley aprobado que permitirá las participaciones cruzadas entre televisiones con la limitación por share de audiencia impidiendo así cualquier fusión por parte de las ‘grandes’. Dado el alineamiento de cada uno en la ‘Guerra del fútbol’, y salvo sorpresa mayúscula, sólo cabrían un acuerdo: el de La Sexta -tiene el mayor activo en derechos- y Antena 3.

Telecinco, en contra

Telecinco se ha mostrado radicalmente en contra de esta reforma del Ejecutivo. Fuentes de la cadena señalan que «las medidas urgentes recuerdan algo malo para el sector» y que este caso «es un parche más»:

Como hemos podido ver ayer por los resultados de Antena 3 y Prisa, el sector de la televisión atraviesa una fuerte crisis y lo verdaderamente imprescindible es redefinir el modelo de televisiones públicas.

Estas mismas fuentes apuntan que «este decreto no parece más que una medida desesperada y fantasiosa para ayudar a algún operador que lo necesita». Apuntan con tino en la cadena de Fuencarral.

Un «guiño» a las privadas

Para la Asociación de Usuarios de Comunicación (AUC), esta medida se trata de un «guiño a las privadas» ya que «están poniendo nerviosas ante el apagón analógico y la crisis financiera».

El presidente de la AUC, Alejandro Perales, ha explicado a PD que este decreto puede «reducir el pluralismo» y busca tres líneas muy claras: conseguir flexibilizar el sector, acabar con la inversión publicitaria en las cadenas públicas e implantar la TDT de pago.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído