Amos mediáticos: lo que la crisis se llevó

Amos mediáticos: lo que la crisis se llevó

(PD).- El sector de la comunicación en España ha sufrido un correctivo sin precedentes. Si en 2008 todos los medios han cerrado con pérdidas, 2009 no ha comenzado mejor. Los despidos en masa y los reajustes de plantilla no han servido para cuadrar las cuentas así que los editores no han dudado en pedir ayudas al Gobierno, al estilo francés. Unas ventajas que ya se antojan insuficientes.

-Prisa: Posiblemente el grupo más perjudicado por la crisis económica y financiera y el que más ha dado que hablar. En apenas dos años, el grupo de la familia Polanco ha visto desmoronarse su imperio; acumula ya una deuda superior a los 5.000 millones de euros y sus acciones en Bolsa se han desplomado hasta niveles críticos. El grupo cerró el año con una caída de beneficios del 56,8% respecto al año anterior y sólo el mercado audiovisual y el negocio editorial han respondido a las expectativas. Hasta el comodín de las promociones se ha derrumbado: si apenas tres años suponían unos ingresos de 152 millones de euros, en 2008 han caído hasta los 73 millones.

Los buques insignia tampoco responden. El País cerró el año con una caída de sus ingresos publicitarios de 48 millones respecto al año anterior y en 2009 ha comenzado con bajadas del 30%. Por ahora no se esperan nuevos reajustes de plantilla después de los anunciados por Cebrián y que provocaron huelgas. Algo similar sucede con la Ser; a pesar de ser líder de audiencia, la cadena generalista de Prisa ha sufrido una caída de sus beneficios por publicidad de 259 millones de euros.

El el mercado audiovisual, cara y cruz. Cuatro ha duplicado sus ingresos publicitarios con respecto a 2006 pero todavía arrastra pérdidas de su lanzamiento. Digital+, por su parte, pierde publicidad y abonados pero se mantiene por encima de los dos millones de abonados y una facturación de 1.141 millones; sin embargo, se ha acabado la gallina de los huevos de oro. Prisa ha perdido los derechos fútbol como principal activo de su plataforma digital y la moratoria de los bancos para refinanciar la deuda está condicionada a la venta de Digital+.

Si Prisa quiere salvar los muebles no le queda otro remedio que reinventarse. El cambio de rumbo en El País parece cada día más evidente mientras que a la Ser todavía le sale rentable estar al lado del Gobierno. En cuanto al sector audiovisual, podría dar juego la cada vez más previsible TDT de pago que incluirá la nueva Ley General Audiovisual; texto que, no obstante, está hecho a medida de Mediapro. La rumoreada llegada de Carlos Slim podría cambiar las tornas de un grupo que se desmorona.

-Unidad Editorial: La crisis ha evidenciado el divorcio entre Pedrojota y sus socios italianos. Los beneficios de Rizzoli han caído un 26,8% y señalan directamente al mercado español -y a Pedrojota concretamente- como el principal causante. Hace menos de dos años que el grupo llevó a cabo un reajuste de plantilla -a raíz de la fusión con Recoletos- y van a volver a rodar cabezas.

RCS le ha dejado claro al director de El Mundo que necesita recortar 30 millones en personal que dejaría en la calle a 400 personas. Además, Unidad Editorial ha llegado a un acuerdo con Bermont para la externalización de los talleres de impresión que afectará a 200 trabajadores.

A la caída de la difusión de los diarios -El Mundo cerraba 2008 con 50 millones de pérdidas– se le une el mal resultado de sus apuestas audiovisuales. Veo TV no acaba de despegar y se encuentra muy por debajo de sus competidores en cuanto a audiencia y facturación. Unidad Editorial parece empeñada en potenciar sus medios audiovisuales y le puede pasar factura.

-Vocento: Es el grupo que mejor situado está para afrontar la crisis y sus acciones incluso han superado a las de Prisa -que tampoco es una proeza-. ABC, su principal cabecera, ha sido el único diario generalista que ha aumentado su tirada y acecha a El Mundo. Pero no todo son buenas noticias para el diario fundado por Luca de Tena: el aumento de la tirada no se ha traducido en más publicidad y la dirección ha anunciado que necesita reducir personal a marchas forzadas sin recurrir a un ERE.

La intención de Vocento es reducir más de 80 puestos de redacción y casi medio centenar de administración mediante prejubilaciones y bajas incentivadas. Además, ha llegado a un acuerdo con Bermont para externalizar sus talleres de impresión.

Eso sí, el grupo que preside Diego del Alcázar quiere evitar a toda costa la presentación de un ERE, algo que ya sucedió en su cabecera gratuita Qué! y que afectó a un centenar de trabajadores, un 40% de la plantilla. Punto Radio, por su parte, sufrió un duro golpe en Cataluña, donde no se le adjudicó ninguna licencia, y espera conseguir nuevas frecuencias en Madrid, Comunidad Valenciana, Castilla La Mancha y Extremadura.

Si sabe aprovechar la coyuntura, Vocento podría salir mejor parado de la crisis que nadie. En prensa, ABC puede consolidarse como la referencia del centro-derecha en España si deja de lado sus apuestas audiovisuales de momento, demasiado costosas y todavía poco rentables.

-Mediapro: El único que no entiende de crisis. La productora de Roures se ha beneficiado a golpe de fortuna -o de decreto ley del Gobierno, que es lo mismo- de casi todas las decisiones que ha tomado el Ejecutivo en materia audiovisual.

Desde la puesta en marcha de La Sexta, el grupo ha hecho lo imposible por comprar los derechos de retransmisión de los equipos de fútbol y la Fórmula 1. Un producto que no siempre sale rentable pero que, sin embargo, es el mejor camino para situarse en el mercado. A pesar del desorbitado precio pagado por las carreras, Roures ha encontrado en los canales autonómicos la mejor forma para rentabilizarlos.

En cuanto al fútbol, la Ley General Audiovisual permitirá a Roures cumplir la promesa de los partidos a un euro a través de la TDT pago. Ante la previsible tardanza de este proyecto -hecho casi a su medida-, se ha beneficiado de un decreto ley de urgencia que abre la posibilidad de las participaciones cruzadas.

Público, por otra parte, no acaba de arrancar; sus resultados no auguran un futuro prometedor y ya se sigue una nueva estrategia. Con la llegada de Félix Monteira, de la vieja guardia de El País, Roures espera ganarle terreno al diario de Prisa y ocupar su nicho de mercado.

A pesar de la crisis, Mediapro da pasos de gigante para convertirse -si no lo es ya- en el nuevo imperio mediático español. Ha ganado la ‘Guerra del Fútbol’ y quiere hacer sangre con Prisa. Habrá que prestar especial atención a la nueva ley audiovisual y a GolTV.

-Planeta: Los beneficios de Antena 3 y Onda Cero caen en picado, La Razón y Avui se estancan y ADN no se sostiene… sin embargo, el polémico decreto ley aprobado de urgencia podría salvar el cuello de Lara.

Si Antena 3 obtuvo en 2006 unos beneficios de 284 millones de euros, cerró 2008 con unas ganancias de «sólo» 91 millones, una caída del 68% en sólo dos años. Onda Cero tampoco va mejor; aunque la crisis no ha castigado a la radio como a otros soportes, los beneficios del pasado año se redujeron a la mitad respecto a 2007.

En cuanto a las cabeceras de papel la situación es desastrosa. La Razón no acaba de arrancar y ha comenzado el año con una importante pérdida de lectores. Así como ADN que, en un intento por mantener el gratuito, el grupo optó por cerrar la edición digital.

Para Planeta, los Reyes Magos se han adelantado ya que el ‘plan Lara’ puede relanzar al grupo. Si el Gobierno se decide finalmente por eliminar la publicidad en la televisión pública, Antena 3 no debería tener problemas para superar los resultados de 2006 y situarse como una de las cadenas más rentables del panorama. Además, es el único que ha hecho los deberes de cara al ‘apagón analógico’ gracias a Nova y Neox.

Zeta: Ni está ni se le espera. Después de meses de tonteo con Planeta y Gallardo para la venta del grupo, Antonio Asensio Mosbah se decidió por mantenerse en la brega.

Eso sí, para ello se ha visto en la necesidad de aplicar un ERE que ha afectado a 442 periodistas y que se cerró hace sólo unas semanas después de meses de tira y afloja entre dirección y sindicatos.

El futuro de este grupo se plantea un interrogante. Asensio sigue empeñado en potenciar el sector audiovisual mientas se deterioran sus principales cabeceras y revistas. No les va a ser fácil recuperarse de los recortes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído