Beatriz Montañez, sospechosa portada de Interviú

(PD).- La colaboradora de El intermedio, el programa de Wyoming, sale en Interviú, posando en topless en la playa. Justo el día que el programa de La Sexta cumple 400 programas, la revista publica estas fotografías, que según la publicación fueron hechas «hace unas semanas en Palma de Mallorca».

Sin embargo, las fotos no parecen recientes, y en cualquier caso las imágenes playeras no tienen la calidad de una sesión de fotos profesional, aunque se trata de posados.

La duda -no resuelta por el semanario que en estos asuntos prefiere optar por un tupido silencio- es cuánto se ha pagado por las imágenes y sobre todo, quíen ha cobrado. Porque estás cosas rara vez salen gratis.

Beatriz Montañez pone cada día la «nota seria» en el programa de Wyoming, en el que hace un repaso de la actualidad en su sección Fritanga de medios, que su «jefe» se encarga de comentar.

Esta periodista se incorporó en 2006 al programa de La Sexta, donde comenzó como reportera.

Además, recientemente ha salido a la luz su relación con el actor Álex González, el ex de Chenoa.

EL ORIGEN DE LAS FOTOS

La galería de fotos -según El Confidencial– se corresponde a una sesión privada realizada durante unas vacaciones en Mallorca hace cuatro años.

La culpa de que esas fotos vean ahora la luz parece ser de un tercero, antiguo amigo de la presentadora y de su ex novio.

Más que una historia de despecho, la emergente popularidad de la pareja televisiva de Wyoming ha dado pie para que alguien consiga hacer dinero y amortizar unas fotos antiguas, cuando disfrutaba de su anonimato.

Según gente cercana a la presentadora, sin ropa, despacho Garrigues presentará una demanda contra la revista Interviú por haber publicado las fotos en cuestión sin consentimiento de la presentadora.

Después de haber renunciado a posados más discretos para otras revistas, la decana del destape se la ha jugado a la guapa Montañez.

Precisamente, hace pocos días la propia presentadora criticó la utilización de chicas en bikini para amenizar concursos de llamadas. Un formato de dudoso gusto que ha empleado la cadena para la que ella misma trabaja. Sus dardos tendrán que apuntar ahora hacía Interviú y el amigo traidor que burló el espíritu de aquella tarde de verano.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído