La novela de «Euroluis», mamandurria en RTVE y Sopena da la alarma

La novela de "Euroluis", mamandurria en RTVE y Sopena da la alarma

(PD).- Luis Herrero, más conocido como Euroluis, ha conseguido que su novela no haya pasado desapercibida. Y es que alegando que todo es una trama de ficción, no falta morbo por ver cómo determinadas actitudes de los protagonistas, incluso las siglas de sus nombres, casan bastante con las de otros de carne y hueso que pululan, o pululaban, por los ámbitos del Partido Popular.

Escribe Manuel R. Ortega en srúla de los Medios de El Semanal que el libro, por cierto, se presentará este viernes en la FNAC –icono progre y fundado, en sus orígenes franceses, por antiguos troskos metidos a capitalistas, casi como Jaume Roures, que hace la revolución cada vez que hace caja, y en cuya filial española trabajó durante un tiempo Miguel Barroso, gurú comunicacional de ZP y esposo de Carme Chacón–, corriendo a cargo de la oratoria del telefónico Eduardo Zaplana, amigo del vecino de Zapatero y sociata de pro Javier de Paz, de profesión sus sustanciosos negocios.

Hablando de business, los que lo han hecho redondo han sido los 302 liberados, 53 de ellos a tiempo completo, con que cuenta Corporación RTVE, según reconoció, tan pancho, su baranda, Luis Fernández. Eso teniendo en cuenta que la plantilla total es de 6.450. ¿Tanta historia para esto? Entre lo de los terrenitos y la mamandurria, tiene tela.

Más cosas: Enric Sopena se ha sumido al coro de las «vacas sagradas» del periodismo pro-PSOE curtido en el felipismo. Primero fue Pepe García Abad con el Gross Bertha de El Siglo. Luego María Antonia Iglesias poniendo a caldo a ZP y Chacón por cómo habían gestionado lo de Kosovo. Y ahora le tocó el turno al barcelonés.

Más suave que los dos primeros, y sin olvidar la conveniente dosis de jarabe de palo contra la conspiración reaccionaria-nacionalcatólica-derechosaenlosocialquesianosotrosnoshonraaelloslesenvilece (léase de corrido), el artículo, titulado Nombre asesor suyo, señor Zapatero, a Pep Guardiola; el desencanto en política se paga muy caro, cosechaba perlas como esta: «Su Gobierno proyecta una imagen de fragilidad […] No hay que ir con el garrote ni con la espada desenfundada, pero tampoco con el lirio en la mano». Y ojito a una de las frases del final: «Su Gobierno necesita una inyección de moral y necesita marcar goles». Todo dicho.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído