Guti: «Venga coño, que quedan cinco minutos»

Guti: "Venga coño, que quedan cinco minutos"

(PD).- No hay que ser un lince para saber que Guti no es de la clase de jugadores que agradece Juande. Pero el 14 del Madrid hace poco méritos para conseguir un puesto en el once después del enésimo desplante a su entrenador.

Sería un error pensar que al técnico no le gusta el talento. Cierto es que tiene debilidad por el músculo de jugadores como Lass, Zokora o Keita; pero cuando ha podido disponer de jugadores de calidad, no ha prescindido de ninguno.

El caso de Guti es especial. Posiblemente no haya un jugador en el Madrid de la calidad del canterano, como apenas habrá una docena en toda Europa. Sin embargo se empeña en demostrar que no vale para un equipo grande. Cuando asienta la titularidad, vuelve el bajón; cuando las cosas se ponen feas, aparecen las lesiones. No hay más que verle entrenar.

Y su carácter no acompaña. Fue un error de la anterior directiva del Madrid -que es la misma con distinto presidente- ofrecer a un jugador tan indolente una renovación vitalicia. Ahora se ha vuelto insoportable y quedan muy lejos los destellos de calidad que hacen que una parte de la grada se preguntan por qué no sale Guti cuando el partido se complica. Sin tener ya siquiera la motivación económica, las faltas de respeto son habituales.

En apenas un mes, Guti ha pasado por su propia mano de ser el revulsivo de Juande a calentar banquillo por detrás de Sneijder e incluso Parejo. Ante el Espanyol, el madrileño abría la lata con un magnífico zurdazo de falta. Entonces le llamaron «maestro». Sería la última vez.

Cuando fue sustituido en el partido contra el Atlético, Guti ya tuvo un feo gesto con el entrenador. Como castigo, Juande le sacó ante el Liverpool cuando el Madrid ya perdía de tres y le dejó fuera de la convocatoria ante el Almería.

Este sábado ante el Málaga, la historia se repitió. Había cachondeo en el sector del banquillo donde se encontraba Guti, como reflejaron las cámaras de Cuatro. Tras veinte minutos calentando -parado con la rodilla hincada en el cesped y la mirada en el partido- volvió al banco. Alló brometó con Saviola y Javi García: «Hoy no voy a salir; bueno, sí. Va a salir… A ver, primero tú, Javi».

Con el tanto de Higuaín, los comentarios de Guti dejaron de ser tan jocosos: «Con este resultado lo primero que va a hacer es quitar un mediapunta y meter uno en el centro que no soy yo».

A pocos minutos del final, el preparador del Real Madrid, Jordi García, se acercó al jugador para que calentara. Pero el canterano, que no estaba por la labor, le espetó un «venga coño, que quedan cinco minutos», ante la mirada cómplice de Míchel Salgado, otro sospechoso habitual.

Y es que Guti sabe que con elecciones a la vista no tiene qué temer. Si se confirman los rumores, a Juande le quedan tres telediarios. Ya llegará el momento de ‘convencer’ al nuevo inquilino en el banquillo del Bernabéu.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído