Federico Jiménez Losantos reta a los obispos desde el micrófono de la COPE

(PD).- No se corta un pelo. Tampoco se asusta. Federico Jiménez Losantos ha vuelto a La Mañana tras el parón por Semana Santa y -más pausado y reflexivo que nunca- ha empezado explicando a sus oyentes como ve él la «merde» creada en la COPE tras la invitación de la cadena a que abandone su programa. Primer mensaje: tanto él como César Vidal seguirán, al menos, hasta el 31 de agosto, cuando finalizan sus contratos.

Despúes y en función de lo que aconsejen sus abogados, decidirá cómo pelea. Federico, que ha pedido al 1.400.000 oyentes de su programa que no hagan «tonterías» como no marcar la casilla de la Iglesia en la declaración de la renta, «porque hay que seguir ayudando a los que lo necesitan», lleva desde las 06:00 de este martes repitiendo su mensaje.

Lo primero es que, si la empresa no decide lo contrario tanto él como César Vidal seguirán cumpliendo sus contratos hasta su término: “Mi voluntad es cumplir este contrato hasta el 31 de agosto”, ha dicho Federico.

Losantos ha hablado de la situación de incertidumbre que para todos los profesionales de la COPE ha supuesto la larga temporada de rumores que precedió a la reunión con el director de la radio, Alfonso Coronel de Palma, el pasado uno de abril. Una reunión en la que se le comunicó la voluntad de la radio de que deje La Mañana que viene dirigiendo en los últimos años para pasar a compartir las cuatro horas de La Linterna con César Vidal.

Una propuesta que, tal y como ha señalado Losantos, “tiene dos problemas: que se carga mi contrato y, además, también se carga el de César”. También ha señalado que tanto él como César Vidal “no sabemos si esta oferta supone que tenemos que dejar nuestros programas ya”.

Según las propias palabras del director de La Mañana, la situación legal en la que quedan ambos “es indescriptible porque no sé cual es. En teoría mi contrato queda anulado, pero el de Cesar también y por dos veces”. Así que “vamos a estudiar la situación legal y responderemos cuando la entendamos”.

Por otra parte, Jiménez Losantos ha señalado su perplejidad por la oferta, que ha calificado de «improvisada» ya que «no puede ser que uno sea malo de 6 a 12 de la mañana y bueno de 10 a 12 de la noche». Además, aunque ha recordado que la empresa es libre para tomar las decisiones que estime oportunas, parece poco razonable que se hagan este tipo de cambios «en mitad de una crisis grave» como la actual.

La COPE, mucho más que una emisora

Jiménez Losantos ha recordado que la COPE es mucho más que una emisora, ya que “representa la sensibilidad y los valores de una parte de la sociedad”, además, durante la primera legislatura de Zapatero “se han defendido valores como a las víctimas del terrorismo, la necesidad de saber qué pasó el 11M, a la familia y el matrimonio… en movilizaciones en las que participaron millones de personas”.

Por supuesto, ese espíritu se mantendrá, primero porque el director de la Mañana ya ha asegurado que “no voy a dejar ni la radio ni las mañanas de la radio española”, y en segundo lugar porque mientras la aventura de la COPE continúe “vamos a hablar de lo que se quiere y de lo que no se quiere”, tal y como ha sido hasta ahora.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído