¿Puede Prisa terminar como Martinsa-Fadesa?

¿Puede Prisa terminar como Martinsa-Fadesa?

(PD).- Este lunes, Prisa se juega algo más que su futuro. El grupo de la familia Polanco se encuentra en una situación de extrema gravedad: arrastra una deuda de 5.000 millones de euros y la venta de Digital+ se está complicando por la pérdida de activos. Ni siquiera el anuncio de ZP de reducir la publicidad en TVE le ha ayudado a remontar el vuelo en Bolsa, algo que sí han hecho tanto Antena 3 como Telecinco. Ante esta situación, tiene previsto presentar un plan de viabilidad que le garantice un porvenir para no acabar como Martinsa-Fadesa.

Se ha deshecho ya hasta de su patrimonio inmobiliario. A Fadesa, por menos y con más patrimonio inmobiliario, una situación similar le supuso la muerte definitiva. Pero el grupo de la familia Polanco confía en salir del apuro gracias al capital extranjero. Por eso, este lunes se la juega ante los inversores. Según informa Antonio Pérez Henares en el diario Negocio, ese día Prisa presentará su plan de viabilidad y se nota la preocupación en el grupo.

LOS ANUNCIOS DEL GOBIERNO NO LEVANTAN A PRISA

El anuncio de Zapatero de «recortar drásticamente» la publicidad en TVE se convirtió al momento en un balón de oxígeno para las dos primeras cadenas de televisión que cotizan en Bolsa. No así para Prisa, propietaria de Cuatro, que sigue en una situación de ‘coma bursátil’.

En abril, las acciones de Antena 3 se han disparado hasta un 38%, mientras que los títulos de Telecinco han aumentado un 30%. Prisa, sin embargo, sigue por debajo de los dos euros, después de perder en sólo un año hasta el 80% de su valor y rozar la quiebra. [Gráfico: Diario Negocio]


FUTURO INCIERTO

En el seno de Prisa echan de menos al fallecido Jesús de Polanco. Bajo su batuta, el grupo llegó a alcanzar un valor de 6.000 millones e inclusó entrar en el Ibex 35. De aquello sólo queda el recuerdo. La falta de estrategia y las decisiones arriesgadas -como la compra de Sogecable- han precipitado a la empresa al desastre con una deuda de 5.000 millones de euros y un valor de apenas 300.

Desde la muerte de Jesús de Polanco, Prisa ha perdido paulatinamente el favor político en beneficio de Roures y los «brujos visitadores de la Moncloa», como los llamó Cebrián. Si a finales de 2005 el grupo obtenía vía libre para emitir en abierto Cuatro en una operación ilegal a todas luces, las actuales decisiones del Ejecutivo no hacen sino aumentar la crisis económica e institucional. Sobre todo en el asunto de la TDT de pago.

A pesar de la negativa inicial del Gobierno y el rechazo absoluto de todas las operadoras -salvo La Sexta-, el Ministerio de Industria permitía hace tan sólo unos días la TDT de pago. Un sistema que beneficiará a Mediapro ya que podrá amortizar los costosos derechos del fútbol, y que afectará gravemente a la que fuera ‘joya de la corona’: Digital+.

Y es que éste es otro despropósito. La opa sobre Sogecable ha dejado un agujero en las arcas de Prisa difícil de aliviar y sólo la prerrogativa de los bancos ha sostenido temporalmente la situación. Eso sí, a un alto precio; la venta de Digital+. El problema es quién y, sobre todo, cuánto. Si comenzaron pidiendo 3.000 millones, la falta de interesados ha obligado a bajar drásticamente el precio. Tan sólo Vivendi-Telefónica ha llamado a la puerta del grupo, pero las diferencias entre ambas partes -Prisa pide 2.000 millones y el consorcio 1.300- dificultan llegar a un acuerdo.

Sin los derechos del fútbol y los estrenos de cine de capa caída por la piratería, Digital+ debe reinventarse. En el caso de que Prisa no encuentre un comprador que satisfaga sus exigencias, el grupo se vería obligado a buscar campos todavía no explotados. Es decir, más inversión y más endeudamiento.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído