El País y Rubalcaba juegan sucio con grabaciones fuera de sumario

(PD).- De nuevo, una filtración a El País sirve al diario de Prisa para no hablar ni de los nefastos augurios del FMI ni de la crisis económica en la que se hunde España. Son los últimos coletazos del moribundo caso Gürtel. Lo que El País no cuenta es que la conversación no figura en el sumario que remitió Garzón al TSJCV. ¿Tiene algo que ver Interior en esta enésima filtración al diario de Prisa? Tampoco se destaca que la grabación deja claro que los regalos que supuestamente recibió Camps de Pérez «ya han sido devueltos».

No acaban de pasar ni 48 horas y El País ha roto la exigencia del TSJ de preservar el secreto de sumario. Aparte de omitir la parte correspondiente a la devolución de los regalos, se han visto obligados a corregir el supuesto error y a publicar lo que decía la grabación, que los «regalos se devuelven». ¿Cómo han sido obtenidas esas grabaciones, por qué cauces se suspende un derecho básico como el de la intimidad? Una conversación íntima, sin contenido legal y fuera de sumario, sirve a El País para atacar al PP y no hablar de la crisis.

Aparte del dudoso mérito del diario de PRISA en conseguir las conversaciones del presidente de Valencia y su mujer con Álvaro Pérez, el jefe valenciano de la red empresarial que dirigía Francisco Correa, es destacable de nuevo la indefensión de un político -otra vez del PP- al ver publicadas sus conversaciones privadas (día de Nochebuena y un día después de Reyes). ¿Y qué aporta esto al proceso penal? Y fundamental: ¿No dañan estas filtraciones más a la democracia que los regalos que -el pan nuestro de cada día- reciben los políticos y altos funcionarios? ¿Toda la escandalera con este sumario es para revelar que Camps recibe regalos? ¿Y Garzón?.

¿Cómo se explica que las grabaciones realizadas por la Policía Judicial, dependiente del Ministerio del Interior, se hayan filtrado a El País si no constan en el sumario remitido al TSJ? Es un ataque al sumario en toda regla, que puede llegar incluso a evidenciar el nerviosismo de Interior y de Rubalcaba que ya no saben como mantener su montaje.

Este jueves, el diario de PRISA sorprende con la publicación de una grabaciones telefónicas efectuadas por la policía en el curso de la investigación sobre «la trama corrupta vinculada al PP». Según El País, estas conversaciones «acreditan que Francisco Camps, presidente de la Comunidad Valenciana, mantenía una estrechísima relación con Álvaro Pérez, el jefe valenciano de la red empresarial que dirigía Francisco Correa».

«Estas grabaciones, fruto de pinchazos telefónicos autorizados por el juez, también muestran cómo Pérez hizo regalos de alto valor a Camps, a su mujer y a su hija en enero de 2009. La esposa del presidente valenciano consideró que era un regalo excesivo, a tenor de las expresiones utilizadas durante la conversación que ella mantuvo con Álvaro Pérez, hasta el punto de sugerirle que le iba a devolver el regalo».

¿Y qué aporta esto al sumario? ¿No se está investigando un caso de financiación ilegal de partidos políticos? ¿Evidencia esto que no estamos ante un Filesa del PP? Y, lo más importante, ¿tanta portadas de El País para informar de que los políticos y altos funcionarios reciben regalos? Que se lo pregunten al juez Baltasar Garzón.

Por su interés, reproducimos las grabaciones filtradas al diario El País.

– 24 de diciembre de 2008, 21.43. «Amiguito del Alma».

Álvaro. Presidente.

Camps. Feliz Navidad, amiguito del alma.

Á. Oye… que te sigo queriendo mucho.

C. Y yo también… tenía que haberte llamado, te quería haber llamado, para contarte todo, cómo fue, para decirte que tienes un amigo maravilloso, Romero, y que el otro es un tipo excepcional, ¿eh?

Á. Vale, me alegro, pero me han ido informando puntualmente de todo.

C. Ya, ya lo sé, pero sobre todo para decirte que te quiero un huevo.

Á. Bueno, qué… contarás durante muchos años con mi lealtad, ¿vale?

C. Perdona, ¿durante muchos años? No, hijo de puta, durante toda tu vida. Ja, ja…

Á. Por eso, tío, es que espero que sean muchos.

C. Ya, pero bueno, no tienes que decir durante muchos, porque eso tiene un límite, una caducidad, durante toda tu vida…

Á. No, llevas razón, siempre me tienes que… ¿ves? Es la ventaja de estar todos los días delante de un micro.

C. Exacto.

Á. Tu caudal de palabras, tu facilidad de palabras… Te quiero mucho a ti y a tu familia. ¿Vale?

– 7 de enero de 2009, 22.38. «Es un detallito».

Á. ¿Has leído mi tarjetón? [la comunicación se interrumpe y continúa después].

C. Muchísimas gracias, ¿eh?

Á. Bueno, escucha, tu… ¿Has leído mi tarjetón?

C. Sí, sí, sí…

Á. Bueno, pues fíjate, fíjate si te debo…

C. No, no, nada.

Á. Sí, sí, sí.

C. Bueno, yo quiero que nos veamos con tranquilidad para hablar de lo nuestro… que es muy bonito.

Á. Cuando tú quieras, y te dejen, y puedas…

C. Un abrazo muy fuerte, te paso con Isa [se trata de la mujer de Francisco Camps].

Isabel. Álvaro

Álvaro. Hola.

Isabel. Con el mío te has pasado 20 pueblos.

Á. ¿Qué dices?

I. Que sí.

Á. Si es un… si es un detallito, hazme caso.

I. Un detallito, ja, ja, ja.

Á. Qué dices…

I. Bueno, no, eso lo tenemos que hablar, ¿eh?

Á. Bueno, vale, va. Lo hablamos cuando tú quieras.

I. Detenidamente… no en serio.

Á. Vale, vale. Oye, escucha, ¿le ha gustado a Isabel el suyo?

I. Bueno, de eso también tenemos que hablar, es que le está pequeño.

Á. ¿Le está pequeña?

I. Es que [es] tamaño de niña pequeña, y mi…

Á. Es que yo pensaba, que sería la muñequita como la tuya.

I. Mi niña… no.

Á. Ah… claro, es que he pensado en la muñeca de una chica muy joven, como tú.

I. Claro, claro, ja, ja, ja. Yo no me la he probado.

Á. No te preocupes que eso lo arreglamos. Pero… ¿Le ha gustado la medallita?

I. Sí, le ha gustado, le ha encantado.

Á. Vale, me alegro, vale, vale. Oye, pues entonces no te preocupes que yo mañana…

I. Y ahora hablamos, porque es que es muy fuerte, no en serio.

Á. ¿Quién está fuerte?

I. No, en serio, no me lo voy a quedar.

Á. ¿Quién está fuerte? Es que no te oigo bien, no te oigo nada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído