Ramón Espuny: «Una edición sólo en catalán de El Periódico sería un mal negocio»

Ramón Espuny: "Una edición sólo en catalán de El Periódico sería un mal negocio"

(PD).- Recientemente nombrado presidente del Sindicato de Periodistas de Cataluña, Ramón Espuny denuncia que muchas empresas han aprovechado la crisis para llevar a cabo ajustes de plantilla. Además, advierte que los despidos reducen la calidad de los medios, que se deben a la información, «no a las promociones».

Pregunta: Para el último congreso utilizaron el lema «Hagamos frente a la crisis, defendamos la información». ¿Qué querían transmitir?

Respuesta: Lo que es un clamor en todas partes. Discutir que el caracter forzoso de las reestructuraciones, despidos y EREs se hacen con criterios que afectan a la calidad de la información. Se despide a personas con más veteranía y parece que prima el componente económico.

Los grandes grupos abogan por la calidad para salvar la prensa de papel, pero luego aplican recortes que afectan principalmente a trabajadores antes que directivos. ¿No tienen cierta responsabilidad estas empresas de la debacle de la prensa escrita?

Es cierto que hay una crisis de fondo que estaba latente. Habría que haber avanzado más a la realidad de la prensa digital. Los periódicos se lo están planteando pero, como la publicidad tiene escaso rédito en Internet, quizá no se ha podido avanzar más. ¿La responsabilidad es de los grandes medios? Lo es de gestionar la crisis coyuntural -económica y publicitaria- con criterios muy a medio plazo, yendo a lo fácil. En Cataluña ha habido una mesa de representantes de empresas, administración y sindicatos en la que hemos acordado mantener la calidad porque lo fundamental de la prensa escrita es la información, no las promociones.

Entre finales de 2008 y principios del 2009, La Vanguardia presentó un plan de jubilaciones. ¿Cuál es la situación financiera del grupo Godó?

Efectivamente se está aplicando un plan de jubilaciones que está afectando a un staff muy importante de veteranos periodistas. Se ha planteado en estos términos evitando la presentación de un ERE. Pero parece la fórmula elegida por Godó en prensa escrita; en otros ámbitos han llevado a cabo despidos. En 8TV, ocho trabajadores han sido despedidos y otros ocho serán trasladados a Mediapro, que realizarán los informativos. En el caso de un gran periódico como La Vanguardia, puede pensarse que son salidas parciales.

Tras el ERE que afectó a 400 personas en el grupo Zeta, ¿volverán a salir a flote o se esperan más recortes?

Nunca se sabe; Zeta lo afrontó de forma más frontal. Todo venía de la idea del propietario de optar sólo por lo audiovisual. Parece que la voluntad actual es estabilizar a todo el grupo a partir de la salida de 441 personas.

Luego está el caso de El Periódico, una cabecera de de gran influencia, descabezado con la salida de periodistas veteranos que no ayuda para el mantenimiento de un diario que sigue amenazado por la caída de la publicidad.

¿Canon a las televisiones, ayudas del Gobierno, ventajas fiscales…?

En Cataluña hay acuerdo en que haya ayudas públicas. Desde el punto de vista sindical se pide que esas ayudas no sirvan para aligerar plantillas sino que se tengan claro los objetivos y las apuestas de futuro que permitan hacer rentable ese dinero.

Hubo un debate auodiovisual hace años y no se veía la viabilidad del canon a los televisores, principalmente por su poca popularidad. Sobre la propuesta Sarkozy -o el globo sonda lanzado por Zapatero- respecto a disminuir la publicidad ha habido alguna manifestación contraria, como por ejemplo en TV3, porque el factor de la normalización de la lengua da carácter público a toda la programación.

Lo digo por las orientaciones que han venido de las directivas europeas y de las privadas en el deslinde del servicio público. TV3 defiende el modelo mixto (subvenciones más publicidad) porque la publicidad en catalán también es un factor de normalización del mismo.

Hace sólo unos días, el director adjunto de La Vanguardia aseguró este periódico se debería hacer en catalán. ¿Es viable?

El argumento que utilizó es que ahora es el peor momento para pasar a la apuesta por la doble edición que hizo El Periódico hace 10 ó 15 años porque tiene unos costes importantes y porque el hábito de lectura de la prensa no ha seguido el mismo camino de la normalización lingüística del catalán. En lo que se refiere a las palabras de Jordi Juan, me pareció ver que la propuesta era, una vez más, que La Vanguardia no renuncia a lo que tendencialmente debería hacer, pero es que es un mal momento.

¿Y una sólo edición en catalán?

Este caso entrañaría todavía más riesgos. La opción de El Periódico fue muy sensata ya que, para mucha gente, el idioma materno sigue siendo el castellano. Una edición en catalán sería un mal negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído