España certifica el pase a semifinales tras vencer por la mínima a Irak

España certifica el pase a semifinales tras vencer por la mínima a Irak

(PD).- En un aburrido y farragoso partido, España ha sumado una nueva victoria que además certifica su pase a semifinales de la Copa Confederaciones. Nada que ver con el partido frente a Nueva Zelanda, los de Del Bosque se atascaron en el centro del campo ante una selección iraquí que muy poco pudo ofrecer a nivel ofensivo.

España va camino del récord. Con esta victoria suma ya catorce consecutivas y 34 partidos sin perder, con lo que se que un encuentro de igualar la marca de Brasil. Contrasta sin embargo la diferencia entre unos partidos y otros. Si ante Nueva Zelanda, la selección desplegó el fútbol vistoso y efectivo que le ha llevado a ganar la Eurocopa, ante Irak bajaron considerablemente el liston.

La selección de Milutinovic apenas supuso una amenaza en ningún momento del partido y permitió mover el balón a España, que acusó la baja de Cesc en el centro del campo. Con menos fluidez que en otras ocasiones, Villa remató un buen centro de Capdevila que le sirvió para asegurar la clasificación y, de paso, sumar su tanto número treinta con la selección y superar así la marca de Hierro.

Después de su brillante estreno (5-0) ante Nueva Zelanda, España afrontó el partido sabedora de que el campeón de Asia no iba a ser un rival tan inocente y estaría sobre aviso, además de parapetado en su campo, como se vio desde el principio.

El experimentado Bora Milutinovic propuso una telaraña de jugadores para evitar el juego de España y renunció por completo al fútbol propio, consciente de que una propuesta más arriesgada hubiera sido un suicidio.

Irak apenas creó problemas a Casillas, convencido de que, como en el partido ante Sudáfrica, el empate sería un buen resultado, aunque, pese a todo, España gozó de oportunidades, algunas claras como las de Torres, Villa o Cazorla en la primera media hora.

Del Bosque modificó un tanto el esquema para reforzar el centro del campo y tratar de que Torres y Villa pudieran recibir con mayor comodidad, aunque la mejor ocasión en medio del asedio llegó a balón parado la falta botada por Xavi no encontró rematador claro y el partido llegó al descanso con el resultado inicial pese a la neta superioridad de la ‘roja’.

Villa abre el partido

En la reanudación, España saltó con ánimos renovados y con un Villa hambriento. El ‘guaje’ cabeceó a las manos de Mohamed Kassid en el minuto 53 una falta botada por Cazorla, que fue la antesala del gol.

Y es que apenas dos minutos después, Villa alcanzó la treintena de goles con la selección al cabecear el balón al fondo de la red, esta vez ante la impotencia del portero iraquí, y tras un buen centro de Capdevila, elevando un poco más si cabe su ya altísimo ‘caché’.

Con el gol España se relajó y, aunque siguió gozando de un gran número oportunidades, no estaba ya necesitada y podía darle mayor tranquilidad, enlazando jugadas de mérito ante un rival que apenas inquietaba y al que la derrota mínima.

Mata, con un disparo a bocajarro en el 78, tuvo una de las más claras, mientras Milutinovic echó mano de todo su arsenal para los últimos minutos, pero el partido ya no tuvo historia y mantuvo la incertidumbre sólo por el corto marcador, suficiente para superar el primer examen y alcanzar las semifinales.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído