Polanco alardea de «buenos resultados para PRISA» a pesar de la crisis y de los rejonazos de Zapatero

Polanco alardea de "buenos resultados para PRISA" a pesar de la crisis y de los rejonazos de Zapatero

(PD).- Quien no se consuela es porque no quiere. Un día despues de que el Gobierno Zapatero clavara un nuevo rejón en la grupa financiera de PRISA, dando vía libre a la TDT de pago, el presidente del grupo, Ignacio Polanco, ha afirmado este jueves durante la Junta General de Accionistas que el grupo ha sido «de los pocos que han podido capear la crisis y presentar un resultado favorable».

Prisa presenta una asfixiante situación económica con una deuda de más de 5.000 millones de euros. La venta de Digital +, su plataforma de pago, es vital para sanear sus cuentas. Sin embargo, las negociaciones se dilatan en el tiempo y la decisión de Industria de dar luz verde a la TDT de pago la pone aún más en peligro.

En una sesión bastante descafeinada, Polanco anunció cambios en el Consejo de Administración, en el que el límite de edad se sitúa en los 75 años, lo que ha implicado la dimisión, ya comunicada a la CNMV, de Juan Sebastián y Jesús de la Serna. Además, Polanco ha propuesto como Consejero de Honor a Francisco Pérez Gonzalez, socio fundador de Santillana.

Cebrián fue el encargado de animar la reunión. El consejero delegado del grupo decidió convertirse durante unos minutos en Barack Obama para entonar el archiconocido «Yes we can». «Esa es también nuestra convicción», arengó a los suyos.

La deuda sigue pesando, y mucho, en Prisa. De hecho, ha marcado la decisión más importante tomada en la Junta General de Accionistas de la compañía. Su presidente, Ignacio Polanco, ha anunciado que el grupo no repartirá dividendos con cargo a los resultados de 2008 y que no lo hará hasta que se estabilice la deuda consolidada del Grupo, no antes de 2010 o más probablemente 2011.

LOS DISCURSOS DE CEBRIAN

El consejero delegado, Juan Luis Cebrián, ha anunciado la búsqueda de socios para afrontar «el desafío de un nuevo modelo de negocio coherente con la sociedad digital».

Durante su intervención en la junta, que ha aprobado el balance correspondiente al ejercicio 2008 y que arroja un resultado positivo con un avance del EBITDA de un 21,6% hasta los 948 millones de euros, Polanco ha transmitido un mensaje de tranquilidad a los accionistas y ha resaltado que «la suma de las actividades de las diferentes empresas ha generado un beneficio de 83 millones de euros» a pesar del entorno de crisis económica general y global.

«En un contexto empresarial convulso, con unos descensos muy acusados en la facturación publicitaria de algunas actividades, nuestro mix de ingresos se ha demostrado positivo», ha afirmado.

Además, el presidente del grupo han anunciado cambios importantes en el Consejo de Administración de PRISA. Entre ellos destaca que se establece el límite de 75 años para sus miembros, reduce en un 10% su retribución con respecto a 2007, y renuncia a sus honorarios del ejercicio 2008.

SIN REPARTO DE DIVIDENDOS

Asimismo, la junta también ha aprobado que este año no se reparta dividendo con cargo a los resultados del pasado año. De acuerdo a la política de reparto de dividendos, éste solo se volverá a producir cuando se estabilice la deuda consolidada en un nivel no superior a tres veces y media el EBITDA generado.

El consejero delegado, Juan Luis Cebrián, tras hacer balance de las actuaciones emprendidas a comienzos de año, ha puesto especial énfasis en que «atravesamos una situación difícil, pero no es ni desesperada ni caótica ni amenaza a la continuidad» de la empresa, editora de EL PAÍS.

Según ha añadido, «PRISA tiene un gran presente y un mejor futuro». Además, ha destacado el apoyo de los bancos a los planes del grupo, que han concedido la extensión del préstamo puente por valor de 1.835 millones de euros, hasta el 31 de marzo de 2010, y con los que están negociando un nuevo plan financiero que garantice la estabilidad a largo plazo.

A pesar de la caída del 10% de los ingresos por el impacto de la crisis, Cebrián ha afirmado que «prácticamente todos los negocios de PRISA arrojan márgenes positivos, y gracias a ellos, y a la gran diversidad de territorios en que operamos, somos líderes en la mayoría de nuestras actividades». Y ha añadido que la empresa mantiene el reto de obtener un EBITDA cercano al recurrente del 2008.

Potenciar los contenidos en la sociedad digital

Entre los objetivos inmediatos de PRISA, Cebrián también ha incluido la voluntad del grupo de potenciar los contenidos con el objetivo de distribuirlos en plataformas globales que se pueden compartir con otros operadores a través del desarrollo de un nuevo modelo de negocio, ya que todas las actividades van a verse impactadas de manera muy rápida y profunda por la sociedad digital.

«Se trata de una oportunidad de ampliar mercados, incrementar eficiencia, mejorar productos y crecer en rentabilidad. Desde la tecnología, con la tecnología y gracias a la tecnología, pretendemos transformar los modelos de negocio e impulsar el verdadero cambio cultural que nuestra empresa necesita, tanto en el ámbito de los órganos de gobierno de la compañía como en el de la gestión», ha explicado.

Para Cebrián, esto supone la búsqueda de socios que aporten conocimiento y futuro, garantizando así el desarrollo de PRISA en los mercados globales de la cultura, la información, la educación y el entretenimiento en castellano y portugués.

En el cambio tecnológico, ha añadido, se encuentra la respuesta a los interrogantes sobre el porvenir de los periódicos. «Yo estoy convencido de que El País seguirá siendo, durante la próxima década, un diario de referencia esencial para la comprensión de la sociedad a la que se dirige, y para la formación de la opinión pública».

Además, ha declarado que la compañía ha emprendido diferentes acciones de control de gastos, mejora de productividad, reagrupaciones de negocios y cambio de tecnología. Un conjunto de actuaciones que supondrá un ahorro de al menos el 12% con respecto a las cifras del año pasado. También se van a implementar nuevas medidas para mejorar la eficiencia operativa, como la congelación de salarios por encima de los 80.000 euros.

En ese sentido, va a proponer la reducción del 8% del salario a los ejecutivos cuyo sueldo bruto anual sea superior a los 100.000 euros. Respecto a los trabajadores incluidos en convenio, se negociará con los sindicatos una propuesta de disminución salarial de ese mismo porte a cambio de reducciones de jornada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído