Dos periodistas asesinados en Filipinas en tan sólo una semana

(PD).- El pasado 12 de junio, el periodistas Antonio Castillo murió tres horas después de que fuera disparado por un hombre armado que huyó en una motocicleta en la ciudad de Uson, a unos 400 kilómetros de Manila. Antes de morir fue capaz de dar la identificación de sus atacantes a los investigadores.

Tres días antes, el locutor radiofónico Crispín Pérez, que trabajaba para una emisora de radio propiedad del gobierno en la ciudad de San José, murió por las heridas de bala después de que un hombre le disparara en la puerta de su casa.

Según el Centro para la Libertad y la Responsabilidad de los Medios de Comunicación, la policía aún tiene que establecer los motivos que hay detrás de estos asesinatos.

«Es posible que el asesinato esté relacionado con su actividad profesional», ha señalado el subdirector del CMFR, Luis Teodoro. «Estamos alarmados, en sólo una semana dos periodistas han sido asesinados por informar y comentar sobre la presunta corrupción a nivel local, el gobierno debe hacer más para que no se practique la violencia contra los periodistas».

Filipinas es uno de los lugares más peligrosos del mundo para los periodistas. Cinco fueron asesinados el pasado año y 59 han muerto desde 2001. Las historias de investigación sobre el tráfico de drogas, la corrupción y otras actividades ilegales que implican a responsables políticos del país suelen poner a los periodistas en peligro. El gobierno filipino ya ha prometido localizar a los asesinos de Castillo y Pérez, pero aún no se han producido detenciones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído