Industria da luz verde a la TDT de pago y el Grupo PRISA se pone amarillo

Industria da luz verde a la TDT de pago y el Grupo PRISA se pone amarillo

(PD).- El Gobierno ZP ha abierto la puerta a la TDT de pago, lo que beneficia al VeoTV de Pedrojota y a la Mediapro de Roures y deja maltrecho al Grupo PRISA, que necesita como el agua vender bien Digital +.

El Ministerio de Industria presentó este miércoles ante el Consejo Asesor de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (Catsi) el proyecto de Real Decreto por el que se autoriza a los operadores a explotar en todas sus modalidades uno de los cuatro canales que contiene cada múltiplex.

La Sexta y Antena 3 fueron los primeros operadores en solicitar esta autorización y Veo7 se sumó posteriormente.

La medida ha suscitado duras críticas por parte de los representantes de Sogecable, Telefónica y Ono, que explotan canales de pago, y de Redtel (entidad que agrupa a Telefónica, Ono, Vodafone y Orange). Estos operadores sostienen que la TDT de pago no estaba contenida en los concursos públicos de televisión.

En la misma línea se pronuncia el Grupo PRISA (propietario de Sogecable y editor de El País), que consideró el proyecto de real decreto «contrario» a la legislación de contratos del sector público, que regula las concesiones de televisón terrestre, analógica y digital.

EL COMUNICADO DE EL PAÍS

La asfixiante situación económica del grupo editor de El País, con una deuda de más de 5.000 millones de euros, convierte la venta de Digital+ en una operación prioritaria que esta reforma legal pone en peligro. De ahí que el propio consejero delegado del grupo, Juan Luis Cebrián se implicara en primera persona en el prolongado bloqueo a la TDT de pago.

El nerviosismo de la compañía quedaba probado en un comunicado remitido ayer a los medios pasadas las 21.00 horas y en el que Prisa casi repetía lo manifestado hace dos meses cuando Industria hizo su primera tentativa frustrada de permitir la TDT de pago:

«El concurso al que se presentaron Antena 3 TV, Telecinco y Sogecable no exigía ninguna modalidad de emisión, mientras que aquellos a los que concurrieron Veo (El Mundo), Net (Vocento) y La Sexta imponían obligatoriamente la emisión en abierto».

En el comunicado se apela a la doctrina del Consejo de Estado y del Tribunal Supremo sobre la legalidad de los contratos con la Administración.

A la hora de justificar la medida, Industria sostiene que es «necesario» flexibilizar el modelo de negocio de la televisión digital terrestre existente hasta ahora, basado en la emisión en abierto. Tal fórmula «contribuirá al sostenimiento de una oferta televisiva más amplia».

EL ENFADO DEL GRUPO PRISA

PRISA considera que esta reforma improvisada es «el colofón» a una serie de cambios normativos «que sólo favorecen a unos operadores audiovisuales, los de la televisión terrestre, en perjuicio de los operadores de satélite, cable y ADSL».

En su opinión, el plan de Industria «conculca la legalidad», «no responde a ninguna demanda social y pone de relieve la política clientelista de ese departamento». Y añade que la política de Industria «contradice la promesa hecha por el presidente del Gobierno en las dos últimas legislaturas de presentar una ley audiovisual que regule adecuada y razonablemente el sector».

Ésta es la segunda vez que Industria da el pistoletazo de salida a la TDT de pago. En plena Semana Santa emitió una nota en esta dirección, posteriormente rectificada por el propio ministerio. «Este asunto no ha pasado por el Consejo de Ministros, por lo que es una simple nota de prensa sin valor legal», matizaron entonces fuentes de La Moncloa.

Para poder recibir la TDT de pago, los usuarios tendrán que instalar descodificadores especiales. La mayoría de los 18 millones de sintonizadores vendidos en España hasta ahora no servirán para acceder a este tipo de señales.

GANADORES Y PERDEDORES

Como en toda batalla, siempre que hay un perdedor, alguien representa el papel de ganador. Y la más beneficiada con este real decreto es Mediapro, la productora catalana que encabeza Jaume Roures, que por fin podrá poner en marcha toda la maquinaria para establecer en el mercado su canal Gol TV. Apenas tendrá dos meses para poner lanzar los descodificadores y toda la campaña de promoción de cara a la próxima temporada futbolística.

Este proyecto también abre la puerta a la TDT en alta definición, también reclamada por el sector. Para facilitar su implantación también obligará que las televisiones (desde 21 pulgadas) que se pongan a la venta a partir del 1 de abril del próximo año lleven incorporada esta posibilidad.

En cualquier caso, en el sector se espera que esta batería de medidas no frene la esperada aprobación de la Ley General Audiovisual que regulará definitivamente el sector y en cuyo proyecto se incluyen todos estos puntos. De hecho, según fuentes del sector, el último borrador presentado a los operadores va más allá en la implantación de la TDT de pago, ya que permite la utilización del 50% de cada múltiplex a este modelo de explotación y abre la puerta al alquiler de frecuencias.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído