El columnista estrella de Público cree que Díaz Ferrán es más terrorista que la ETA

(PD).- Está desatado. Quizá el éxito que está alcanzando desde su tribuna de Público -y su versión digital- están llevando a Manolo Saco a firmar unas opiniones que sobrepasan el radicalismo. Un socialista afín al Gobierno de ZP que tiene obsesión con el PP, la Iglesia, EEUU y el capitalismo. Ahora, el columnista estrella del diario de Roures da su versión sobre el diálogo social y el comportamiento de la patronal. De terroristas para arriba les tacha.

Según escribe Saco en su blog personal, que recoge sus opinones recogidas en el diario Público, la patronal no es más que una marioneta del PP:

Sabemos cuáles son las fuerzas políticas que promovieron el nacimiento de los grandes sindicatos CC.OO y UGT (el PCE y el PSOE) y sabemos que la CEOE, una presunta confederación española de organizaciones empresariales, es la portavoz empresarial del también presunto Partido Popular. Lo demás es puro teatro.

De hecho, Díaz Ferrán, el presidente de la CEOE, ni disimula. Fue reunirse con su jefe ideológico, Mariano Rajoy (oye, muchacho, me he enterado de que estás a punto de llegar a un acuerdo con los chicos de Zapatero, ¿es que te has vuelto loco?) para, de la noche a la mañana, pedir la luna a los sindicatos a los que tanto aborrece y necesita.

Eso sí es lealtad. Sólo le faltaba a Mariano que durante las vacaciones flotara sobre los periódicos esa foto que tanto teme, la de un pacto social. Bastante tenía con su semana horribilis: había previsto unas vacaciones de exaltación del patriotismo bajo el lema de “Gibraltar español” a la antigua usanza, para contrarrestar el tirón mediático de la imputación en el Supremo de su tesorero, cuando Fraga le lanzó un “por qué no te callas” que lo dejó sin palabras.

Y sigue Saco:

Díaz Ferrán, en su petición lunática, entre otras lindezas exigía la bajada de las cotizaciones a la Seguridad Social, hasta el punto de liquidar prácticamente nuestro sistema de pensiones. Recuerdo que, cuando las fallidas reuniones con ETA, los terroristas sólo pedían la independencia. Apenas la independencia. Unos aficionados, comparados con esta kale borroka empresarial.

Por si no se ha entendido bien su opinión, continúa así:

Meditación para hoy:

¿Cómo era aquello? Con los terroristas no se puede negociar, porque hay extremos innegociables: los que ponen en peligro el Estado de derecho y de derechos.

Pues eso.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído