Óscar Pérez, que quizá ya haya fallecido, queda abandonado en las cumbres del Himalaya

Óscar Pérez, que quizá ya haya fallecido, queda abandonado en las cumbres del Himalaya

Tristeza absoluta en la expedición que ha liderado Sebastián Álvaro para rescatar a Óscar Pérez, atrapado con diversas fracturas a 6.300 metros de altura en el Latok II (Pakistán). El mal tiempo impide continuar con las labores de búsqueda.

Álvaro, serio y desolado, ha lamentado tener las «manos casi atadas» durante el dispositivo una vez que el ejército paquistaní se negó «desde el primer momento» a dejar al equipo de rescate a mayor altura y ganar tiempo.

«Se negaron a dejarnos a 5.800 metros y lanzar después el material. Eso nos hubiera ahorrado cuatro días», ha apuntado en declaraciones a la Ser.

Los helicópteros, «aun siendo buenos para la montaña», «aquí están para hacer la guerra contra la India y sus pilotos no están preparados», ha afirmado. «No son como los de la Guardia Civil o la Gerndarmería francesa. Esta gente no quiere ni oír hablar» de rescates. Álvaro ha señalado que las condiciones de vuelo para un rescate son diferentes a 3.000 metros (como en España) que a 6.000 (como en Pakistán). Cuanto mayor es la altura existe menos sustentación del aparato y fuertes vientos. Por tanto, hay un importante riesgo que podría hacer caer el helicóptero.

«Hemos perdido esta batalla», ha dicho. «Nos hemos implicado incluso demasiado, porque a veces es mejor distanciarse». «Ha sido tan desmesurado todo y tan por encima de nuestras fuerzas que no hay nada que hacer».

El principal problema que se encontraban ahora era el tiempo. «Ha cambiado 24 horas antes de lo previsto y las previsiones para los tres próximos días eran malas». A pesar de todo, Álvaro ha comentado que llegaron a colocar cuerdas hasta los 5.900 metros, pero «la mayor dificultad de la ruta empezaba entonces». Por eso y viendo las adversas condiciones climatológicas, se replantearon la seguridad de la gente. «Hemos sopesado todo eso, la posibilidad de que le pasara algo a alguien». Además, ha reconocido que las posibilidades de encontrar a Óscar Pérez con vida eran ya «muy remotas».

Álvaro ha insistido en las dificultades técnicas a las que se enfrentaban. Esta operación no tenía «ni punto de comparación» con los otros dos rescates que el propio alpinista español ha conocido en la zona a más de 5.500 metros.

El alpinista español ha explicado el dispositivo de búsqueda. Primero se intentó localizar la repisa exacta donde está tendido Óscar Pérez. Para ello se empleó un helicóptero MI-17 ruso. Se alcanzaron los 6.200 metros de altura, pero muy separados de la montaña. En cualquier caso, suficiente para tomar fotos con un teleobjetivo a una pared de unos 2.500 metros. Después, con el ordenador se amplió hasta localizar la ubicación aproximada.

LA OPERACIÓN MONTADA PARA SALVAR A OSCAR

1).- El pasado 8 de agosto, Oscar sufre una caída. Se rompe la muñeca y una pierna. No puede moverse y queda en arista del Latok II, a 6.300 metros de altura.

2).- El 9 de agosto, después de entregar a Oscar todas sus provisiones y el utensilio que le puede permitir hacer algo de agua, Alvaro Novellón se despide de su compañero y baja al Campamento Base 1 a solicitar ayuda. Al despedirse, Oscar le comenta que calcula que no podrán regresar antes de 8 días.

3).- El 12 agosto, dos helicópteros paquistaníes depositan 200 kilos material en el glaciar de Biafo, para ayudar en lam operación rescate. Se cambia el Campamento Base de la cara norte a la sur del Latok II.

4).- El 14 de agosto, tres alpinistas – Jordi Corominas, Jonatan Larrñaga y Fabricio Zangrilli- salen del Campomento Base 2 e inician la escalada del Latok II, a la búsqueda de Oscar.

5).- El 15 de agosto, ocho escaldores -seis españoles y dos norteamericanos- inician por turnos la escalada, para trazr la ruta y equipar la vía.

6).- El 16 de agosto, paralizados por el mal tiempo y las tormentas, los montañeros suspenden el rescate. Oscar queda solo en lo alto y se ignora si continúa con vida.

Tras verse obligados a suspender el rescate, el club ha querido agradecer «de forma especial» al equipo que opera en Pakistán, especialmente a Sebastián Álvaro, a los alpinistas norteamericanos y españoles, a los porteadores de altura y porteadores del Campo Base. Todos ellos, durante estos días, han estado trabajando al límite de sus posibilidades».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído