Natalia Rodríguez: «No he hecho nada antirreglamentario en la carrera»

Natalia Rodríguez: "No he hecho nada antirreglamentario en la carrera"

Nunca una victoria en la historia del atletismo había sido tan amarga. La española Natalia Rodríguez cruzó la línea de meta en primera posición. Era la ganadora en los 1.500, la mejor del mundo en los Campeonatos de Berlín, pero desde segundos antes ya estaba llorando. Unas lágrimas que no eran de alegría, ya que era consciente de que lo que iba a conseguir no tendría ninguna validez.

A falta de 200 metros, cuando Natalia marchaba en cuarta posición, se lanzó definitivamente a por el oro y comenzó su remontada. Nada podía pararla. Ni siquiera Gelete Burka, a la que se encontró interrumpiendo el camino de su victoria.

La catalana se vio cerrada, casi fuera del tartán, y en su lucha por recuperar la posición metió el codo y desequilibró a la etíope, que acabó rodando por el suelo.

Explica Humberto del Horno en ABC que, aun habiéndose visto frenada, la española apretó los dientes, remontó la carrera y completó una buena recta final que le hizo cruzar la meta en primera posición, con un tiempo de 4:03.36. A esas alturas, ya era consciente de que de nada serviría.

Cogió la bandera española pero no quiso dar la vuelta de honor ante un estadio que no dejaba de silbar por la maniobra realizada. Pese a haber llegado la primera, en ningún momento se vio ganadora.

«Tengo la conciencia tranquila, no he cometido ninguna falta», afirmó la atleta catalana al terminar la prueba.

Pero hasta la Federación Española asumía la decisión de desposeer a España de la que hubiera sido su segunda medalla de oro en Berlín: «Nos han enseñado el vídeo a cámara lenta, y se ve claramente que es Natalia la que hace caer a Burka» explicó José Luis de Carlos, uno de los máximos mandatario del atletismo español.

El título fue para la atleta de Bahrein Maryam Yusuf Jamal, mientras que la británica Lisa Dobriskey y la estadounidense Shannon Rowbury completaron el podio.

LA EXPLICACIÓN DE NATALIA

«Había sitio suficiente para pasar. Ella se echa a un lado y nos enganchamos. No he hecho nada antirreglamentario», señaló tras concluir en primera posición en la final de la prueba en Berlín, plaza que le duró apenas una hora antes de ser descalificada.

«El estadio se volvió loco y decidí por ello no dar la vuelta de honor, por si me apedreaban. Estaban contra mí, silbaban… Caídas y codazos hay muchísimos y la gente se ha quedado con eso», concluyó algo desanimada.

La organización descalificó a la atleta por violar el artículo 163.2 por «empujar u obstruir a una de las atletas» y desestimó la reclamación presentada por España por esta decisión.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído