Guardiola pasa del odio al amor: Del enfado con el línea al abrazo con el cuarto árbitro

El Bayern de Múnich sufrió con el Schalke (1-1) y su entrenador, Pep Guardiola, pasó por todos los estados de ánimo junto al equipo alemán. Primero cruzó el campo para echarle una bronca al línea y después del gol para su equipo, le pegó un abrazo al cuarto árbitro del entusiasmo en su celebración.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los Videos más vistos

Lo más leido