HAY GENTE PARA TODO

Nutrición y Gimnasio: los niños más fuertes del Mundo

Cuando se habla de fuerza, siempre pensamos personajes como Arnold Schwarzenegger, Jean-Claude Van Damme o Silvester Stallone.

Pues hay chavales, verdaderos hércules, que nos harían sentir vergüenza de nuestro flojo y redondeado cuerpo.

Para consuelo de los ‘tirillas’, hay que subrayar que las vivencias de la infancia no tienen por qué marcar la vida de nadie.

Un caso paradigmático es el de Richard Sandrak.

Richard nació en Ucrania en 1992, y a los 7 años se hizo famoso al ser considerado uno de los niños más musculosos del mundo.

En los tabloides se le llamó «el niño Hércules».

Ahora, trasncurridas casi dos décadas, su vida tiene poco que ver con lo que vivió de niño.

Richard Sandrak, antes y ahora.

Su ‘afición’ por las pesas y los ejercicios de musculación comenzó, como suele suceder con los ‘niños prodigio’, por influencia de sus padres, que son campeones mundiales en artes marciales.

Tras mudarse a Estados Unidos, contrataron un entrenador personal para que diera clases al pequeño porque consideraban que la constitución física del pequeño Richard era inusual para su edad.

Cuando se hizo famoso, numerosos médicos y profesores pusieron el grito en el cielo por la apariencia del pequeño. Siempre se dijo que el niño no estaba siendo sometido a ninguna terapia hormonal, y que sus músculos tan definidos se debían al deporte y al consumo de proteínas.

Cuando se hizo famoso, numerosos médicos y profesores pusieron el grito en el cielo por la inusual apariencia del pequeño

Richard entrenaba en una escuela de artes marciales y aseguraron que a los 8 años el niño había conseguido tener los brazos y piernas más potentes y rápidos del mundo. En aquella época, el niño podía levantar hasta 100 kilos de peso.

El niño pasó su infancia comiendo legumbres por su alto contenido proteico, durmiendo en el suelo para mejorar su postura y haciendo todo lo que decía su entrenador personal: abdominales, sentadillas, pesas… Entrenaba un total de 7 horas al día.

Su infancia dedicada por entero al culturismo acabó de repente cuando su padre fue encarcelado por haber pegado a su pareja, la madre de Richard.

«Estoy muy orgulloso de mi pasado. No es algo que quiera esconder de la gente, es que no quiero vivir del recuerdo», dice hoy Richard

Hoy, «el pequeño Hércules» ha dejado de lado completamente el culturismo, y lleva una vida bastante normal. Al menos eso es lo que asegura él mismo en un reportaje realizado por el programa de televisión americano ‘Inside Edition’.

El joven trabaja como doble de actores en los Universal Studios de Hollywood.

«Estoy muy orgulloso de mi pasado. No es algo que quiera esconder de la gente, es que no quiero vivir del recuerdo», asegura Richard, que presenta una forma física de lo más común.

Afirma que ahora come pizzas, cruasanes de chocolate y que no le interesa lo más mínimo el índice de grasa corporal de su cuerpo.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído