Una enfermedad, el alcoholismo, un presidente de Estados Unidos y una pasión oculta, entre las curiosidades que no sabías del astro.

15 golazos de Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo dos Santos Aveiro (Funchal, Madeira, 1985) jugaba como delantero en el Real Madrid y ahora lo hace en la Juventus.

Es el astro de la selección de Portugal, de la que es capitán.

En los medios deportivos se conoce al portugués como Cr-7 o ‘El Bicho’.

Y hay muchas cosas de él, que quizá no sabías:

  • 1. El increíble origen de su nombre
    En un principio, se pensaba que el nombre de Cristiano Ronaldo era en tributo al mítico delantero brasileño Ronaldo Nazário, pero no. El crack portugués debe su segundo nombre al expresidente de los Estados Unidos Ronald Reagan. Dinis Aveiro, su padre, era un gran admirador de Reagan y su forma de gobernar el país norteamericano.
  • 2. Su cirugía del corazón
    En su niñez, el astro tuvo que ser operado del corazón debido a que «latía demasiado rápido cuando estaba en reposo».  De ahí que el portugués esté tan concienciado con los problemas y enfermedades que afectan a los más pequeños y que requieren operaciones quirúrgicas muy costosas.
  • 3. No se tatúa para poder donar sangre
    Aquella enfermedad de la niñez dejó en Cristiano una marca de por vida, por lo que decidió no hacerse tatuajes, ya que esa es una condición para poder donar sangre, cosa que hace regularmente y que le preocupa.
  • 4. La triste muerte de su padre
    José Dinis Aveiro trabajaba como pescador, aunque tenía un costado duro. El papá de Cristiano falleció víctima del alcoholismo hace casi siete años. Su hermano también tuvo problemas con las drogas. «Él vio lo que la bebida y las drogas le hacen a la gente que tiene cerca. Eso explica por qué no tiene vicios. No fuma, no bebe. Su única adicción es el fútbol», comentó Dolores.
  • 5. Su costado solidario
    Aunque muchos crean que demuestra una actitud arrogante o antipática, el segundo mejor jugador del mundo, toma parte de sus ingresos a causas benéficas a distintas organizaciones. Para que tengas una idea, se sabe que en una oportunidad aportó 3 millones de euros para luchar contra el hambre en África.
  • 6. Su pasión por el bingo
    Cristiano es fanático del juego que suele emponderar a jubilados y jubiladas. El astro portugués afirma que disfruta enormemente de cada segundo de incertidumbre antes de que llegue el número a su cartón. Lo que se dice un vicio sano.
  • 7. Ama el bacalao
    La comida preferida del astro de Madeira es el Bacalao a la brasa, un plato típico portugués que va acompañado de un revuelto de huevo y papas. ¿Pensabas en sushi, caviar o carne kobe? No, apenas pescado puro y duro.
  • 8. Salvó a dos niños
    Cristiano está pagando el tratamiento del joven canario Nuhazet, de 9 años, que sufre cáncer desde hace siete. Además, ha costeado la operación de un bebé que sufre un trastorno cerebral denominado displasia cortical. Cristiano emprendió una campaña para recaudar fondos a través de subastas de sus camisetas y consiguieron los 60.000 euros que cuesta la intervención.
  • 9. Fue acusado de abuso sexual
    Tal vez la historia más oscura de Cris cuando tenía 20 años en Inglaterra y fue acusado por una mujer que aseguraba haber sufrido abuso sexual por parte del futbolista. El de Madeira se presentó en una comisaría de Londres voluntariamente para aclarar todo lo ocurrido. Negó todas las acusaciones y al final la causa fue archivada por falta de pruebas. No pasó nada.
  • 10. Practica el doble que el resto
    Cristiano entrena exactamente el doble que sus compañeros. Alguna vez, Carlos Tevez, socio suyo en el Manchester United, contó: «Llegué al club y la primera semana lo veía pateando cada día después de que todos terminaban. Cuando pregunté, me dijeron que era siempre así, pero que no le gustaba que se supiera».
  • 11. Su apodo más genial
    “Cuando llegaba a casa de la escuela, le decía que hiciera las tareas, pero me decía que no tenía ninguna. Yo me quedaba preparando la cena y él saltaba por la ventana y se iba a jugar hasta tarde. A veces lloraba cuando él pasaba el balón y sus amigos no metían gol. La gente lo llamaba ‘llorón’ y ‘pequeña abeja’, porque nadie podía sujetarlo”, contó su madre.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído