PLANETA FÚTBOL

Fútbol: Los 10 penaltis más graciosos de la Historia

El penalti es la máxima pena que se puede aplicar en diversos deportes de balón, consistente en un lanzamiento a portería a sin barrera.

En el caso del fútbol, desde 11 metros. En teoría parece muy fácil, pero a la hora de la verdad, puede convertirse en un horror.

El inventor del penalti fue el portero y empresario William McCrum en 1890, en Milford, Irlanda del Norte.

​ El debut de los penaltis fue en la temporada 1891-92 y la primera ejecución (resultante en gol) de uno fue obra del «Papo Man Heath»,​ del Wolverhampton Wanderers, en el partido contra Accrington en el estadio Molineux el 14 de septiembre de 1891.

Se sanciona con penalti cualquier falta sancionable con tiro libre directo que se cometa dentro del área de castigo. El lanzamiento debe realizarse colocándose el balón sobre el punto de penalti, situado a 11 metros de la línea de gol.

El portero del equipo sancionado debe situarse sobre la línea de meta, entre los postes y bajo palos (y permanecer ahí hasta que el lanzamiento se realice), mientras sus compañeros y los adversarios (salvo el lanzador del penalti) deben permanecer fuera del área, por detrás del punto de penalti y a 9,15 metros de dicho punto hasta el momento del lanzamiento.

Sólo serán válidos los lanzamientos realizados con el pie y en los que el jugador atacante no toque más de una vez la pelota.

Si después de su lanzamiento el balón pega en el poste, el jugador que ha efectuado el lanzamiento no podrá volver a golpearlo hasta que intervenga otro jugador.

Si rechaza el portero, puede volver a rematar. Los jugadores solo podrán ingresar al área después de que el balón sea pateado y se ponga en movimiento. En caso de que el lanzador se detenga justo antes de que toque el balón con la intención de amagar al guardameta y después dispare (acción denominada como paradiña o paradinha), será sancionado con tarjeta amarilla; además, si tras esta acción el balón entra en la portería, el lanzamiento deberá repetirse; en caso de que el balón no entre, no se repetirá el penalti.

  • En la Eurocopa de 1976 el jugador checo Antonín Panenka fue el encargado de convertir el penalti que le daba la victoria a su selección en la final de dicha competencia frente a Alemania Federal, pero este tiro tomó mayor importancia y fama debido al cobro de este. Fue tirado de modo ‘vaselina’ o ‘de globito’ hacia el centro de la portería y el portero Sepp Maier no pudo hacer nada debido a que se lanzó hacia su lado izquierdo. En varias ocasiones este tiro ha sido imitado por varios jugadores, siendo los más famosos Francesco Totti ante los Países Bajos en la Eurocopa 2000, Sebastián Abreu ante Ghana en la Copa Mundial de Fútbol de 2010, Alexis Sánchez ante Argentina en la Copa América 2015 y, sobre todo, Zinedine Zidane en la final del mundial de la Copa Mundial de Fútbol de 2006.
  • El histórico jugador de la selección boliviana y campeón de la Copa América de 1963, Víctor Agustín Ugarte, pateaba los penales de forma particular. Delante del balón se paraba de espaldas a la portería y remataba de «taquito».
  • En cierta ocasión, mientras Johan Cruyff jugaba para el Ajax de los Países Bajos, ingenió una manera muy singular de cobrar un penalti. Consistió en tocar suavemente la pelota hacia su izquierda en forma de pase para su compañero Jesper Olsen, quien avanzó hacia la portería y después la tocó de vuelta a Cruyff, para que este convirtiera frente a la portería vacía.
  • La mayor cantidad de penaltis errados por un mismo jugador en el mismo partido, ocurrió el 4 de julio de 1999, en la Copa América de ese año disputada en Paraguay, cuando Martín Palermo falló para la selección argentina tres penaltis en el partido contra Colombia. El primero, a los cinco minutos del primer tiempo, lo estrelló en el travesaño. El segundo, a los 30 de ese mismo tiempo, lo tiró desviado por arriba del travesaño. Y por último, el tercero, a los 44 minutos del segundo tiempo, fue atajado fácilmente por Miguel Calero, el portero de Colombia. El partido lo ganó Colombia 3-0, y en total se sancionaron 5 penaltis, tres para Argentina y dos para Colombia, pero fue convertido solo uno por Iván Córdoba, ya que Colombia también falló uno de sus dos penaltis. El caso más reciente fue el de Sabino Sánchez Parra, el 10 de septiembre de 2006, en el partido correspondiente a la tercera jornada liguera de Segunda División B, grupo IV, que enfrentaba en el Estadio Cartagonova de Cartagena al FC Cartagena y al Málaga B. Sabino tiró el primer penalti, que fue parado por el portero visitante. El árbitro mandó repetir el lanzamiento y por el mismo lado, volvió a errar. Lo volvió a mandar repetir, y otra vez por el mismo lado, falló. El partido concluyó con un 5-0 favorable al FC Cartagena.
  • El 22 de octubre de 2005, en la décima jornada de la Premier League, en el partido entre el Arsenal y el Manchester City, con un marcador 1-0 favorable al Arsenal, el jugador del Arsenal Robert Pirès intentó emular el cobro de Cruyff, pretendiendo pasar a su compañero Thierry Henry como homenaje, ya que este último reaparecía tras una larga lesión. Pero Pirès no logró tocar el balón lo suficientemente fuerte para que este llegara a Henry y la jugada terminó en tiro libre a favor del Manchester City.
  • Los goles número 1.000, tanto de Pelé como de Romário, fueron marcados mediante penaltis.
  • El gol número 1.000 de los Mundiales fue anotado desde el punto penal por Rob Rensenbrink en el partido que su país Países Bajos, perdió 3-2 ante Escocia. El juego fue por la fase de grupos de Argentina 1978 en la ciudad de Mendoza.
  • Tanto el primer como el último gol de Michael Ballack con la selección alemana fueron penaltis.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído