CRACKS MUNDIALES

Cuando a los atletas de élite les pueden los nervios y se ponen chuscos y divertidos

Presión y estrés

La competición atlética, a alto nivel, exige un esfuerzo físico diabólico y un desgaste psicológico brutal.

Cada atleta suelta presión como puede.

Y así nacen los tics, las manías y esos gestos tan peculiares que nos fascinan en cada concurso.

Practicar un deporte profesional no es nada fácil, no importa si es en equipo o individual.

Cometer un mínimo error no solo te hará perder esa medalla para la que llevas muchos años entrenando; a algunos los marcará por siempre.

Eso explica todo lo que vas a a ver en este vídeo.

La influencia de los nervios en el deporte de élite es significativa y afecta tanto el rendimiento como la experiencia de los atletas.

Aquí tienes algunos aspectos clave sobre este tema:

  1. Presión y estrés: Los deportistas de élite a menudo enfrentan una gran presión, ya sea por la expectativa de resultados, la competencia feroz o el escrutinio público. Esta presión puede generar estrés y ansiedad, lo que a su vez puede afectar negativamente el rendimiento deportivo.
  2. Rendimiento físico: Los nervios pueden influir en el rendimiento físico de los atletas. La ansiedad y el estrés pueden desencadenar respuestas fisiológicas, como un aumento en la frecuencia cardíaca, la tensión muscular y la sudoración excesiva, lo cual puede afectar la coordinación, la concentración y la precisión de los movimientos.
  3. Concentración y toma de decisiones: Los nervios pueden dificultar la capacidad de concentración de los deportistas y su capacidad para tomar decisiones rápidas y acertadas durante el juego. La ansiedad puede distraer la mente y dificultar el enfoque en la tarea en cuestión, lo que puede llevar a errores y disminución del rendimiento.
  4. Confianza y autoestima: Los nervios también pueden influir en la confianza y la autoestima de los atletas. Si los nervios son intensos y persistentes, pueden minar la confianza en las propias habilidades y generar dudas sobre el rendimiento. Una baja autoestima puede afectar la motivación y la capacidad de afrontar los desafíos deportivos.
  5. Gestión de los nervios: Los deportistas de élite suelen recibir entrenamiento en técnicas de manejo de los nervios y control emocional. Estas técnicas incluyen la respiración profunda, la visualización positiva, el establecimiento de rutinas precompetitivas, el enfoque en metas a corto plazo y la atención plena. La práctica regular de estas técnicas puede ayudar a reducir la ansiedad y mejorar el rendimiento bajo presión.
  6. Apoyo psicológico: Muchos deportistas de élite buscan el apoyo de profesionales de la psicología del deporte para aprender a gestionar los nervios y desarrollar estrategias mentales que les permitan rendir mejor en situaciones de alta presión. Los psicólogos deportivos trabajan con los atletas para fortalecer la resiliencia, la confianza y el enfoque mental.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído