"Me saludaron, los saludé, todos los nombres (del narcotráfico) que te puedas imaginar, ahí estaban en esa fiesta, saludé a todos: 'hola, mucho gusto, yo lo he visto a usted"

El poder del narco: Cuando «El Chapo» Guzmán obligó a “El Travieso” Arce a “levantarse”

'El Travieso' Arce confesó los detalles de aquella situación en una entrevista con el periodista Javier Alarcón, transmitida en su canal de Youtube.

El poder del narco: Cuando "El Chapo" Guzmán obligó a “El Travieso” Arce a “levantarse”
“El Travieso” Arce durante un combate contra Jhonny González en 2014

La fama de los grandes deportistas es un imán para atraer narcos, más aún en países como México y Colombia donde estos operan con total libertad.

Es lo que desvela una anécdota del exboxeador mexicano Jorge ‘El Travieso’ Arce, quien contó la historia del día en que fue ‘levantado’ por policías, quienes al servicio del narco lo «levantaron» y lo llevaron a una fiesta organizada por Joaquín «El Chapo» Guzmán, Ismael «El Mayo» Zambada y los hermanos Beltrán Leyva. El máximo poder del mundo narco mexicano lo estaban esperando.

«Un día me hizo la parada una policía y me llevaron, me vendaron los ojos que porque me querían saludar y me llevaron a un rancho, no sé, no supe donde porque me vendaron los ojos, que no me iba a pasar nada y pues fui, ni modo de decir que no, pues era gente armada”, detalló ‘El Travieso’ Arce en entrevista con el periodista Javier Alarcón, que fue transmitida en su canal de Youtube.

Arce confesó que el suceso ocurrió en el año 2003, después de que él había participado en el reality show Big Brother VIP. En aquel entonces, su fama había incrementado enormemente por lo que, según contó, en cada lugar que la gente lo veía le pedían fotos y autógrafos.

En medio de esta efervescente popularidad, ‘El Travieso’ indicó que un día fue detenido cuando iba en su coche; le vendaron los ojos y lo llevaron a una fiesta. El lugar, afirmó, nunca supo donde quedaba. Pero lo que sí supo fue reconocer a quienes se encontraban ahí: «Todos los nombres que te puedas imaginar», contestó Arce a Alarcón, sin aparente intención de querer entrar en detalles.

El periodista deportivo empezó a deducir nombres mencionando a Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, Ismael ‘El Mayo’ Zambada o Juan José Esparragoza Moreno, alias ‘El Azul’. “A todos es a todos”, se limitó a contestar Arce, aunque sí añadió que también estaban los hermanos Beltrán Leyva. «Unos ya están muertos», confesó refiriéndose precisamente a Arturo Beltrán Leyva, que murió en 2009 en un enfrentamiento contra la Armada, ocurrido en Cuernavaca, Morelos.

En lo que sí abundó fue en describir la escena, pues comentó que al llegar a la fiesta saludó a todos los ahí presentes con quienes estuvo conviviendo un rato, ya que eran admiradores del desempeño de ‘El Travieso’ en el ring.

«Me saludaron, saludé a toda la gente, todos los nombres (del narcotráfico) que te puedas imaginar, ahí estaban en esa fiesta, saludé a todos: ‘hola, mucho gusto, yo lo he visto a usted», les decía mientras ellos le contestaban: «campeón, te queremos, prepárate, cuídate y te apostamos».

Arce también recordó que los narcotraficantes le esperaban con un prensente, había una camioneta de la marca BMW con un moño rojo, era un regalo de los líderes narcotraficantes para él por ser en aquel entonces el campeón del mundo en boxeo, pero se negó a aceptarla.

«Me acuerdo que tenían una camioneta, una X5 con un moño rojo y les dije ‘¿y esa camioneta?’, ‘es para usted’, dije: ‘no, ¿cómo que para mí?’, ‘sí se la compramos entre todos, cooperamos’, yo dije: ‘yo no puedo agarrar esa camioneta, ni la tenencia voy a alcanzar a pagarla’, total que no la acepté».

Fue cuando, según cuenta el exboxeador originario de Los Mochis, Sinaloa, le preguntaron qué era lo que quería, entonces respondió que solo deseaba volver sano y salvo al lugar en el que lo había recogido. Dicha petición, señaló, le fue cumplida.

«‘Bueno, pues entonces, ¿qué es lo que usted quiere?’, ‘lo único que quiero es que me lleven a donde me recogieron, sano y salvo, nada más, lo demás no pasa nada’. No les acepté el regalo y aquí estoy», expresó.

Este relato surgió a raíz de que Javier Alarcón preguntó a ‘El Travieso’ sobre qué era lo que llamaba tanto la atención a los narcotraficantes en general sobre el boxeo.

“Yo creo que (es) el ambiente del boxeo, las apuestas, los golpes; todo el mundo traemos sangre caliente y cuando vemos una pelea te emocionas y yo creo que eso es lo que les llama la atención”, contestó Arce.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído