"Yo sé que los tiene bien puestos y al que no le guste, que con todo y tacones vaya y chingue a ya saben adónde, con todo respeto”

Julio César Chávez sobre su hijo bailando en Tik Tok con tacones: «No me siento avergonzado, al contrario, me da alegría»

Juan Martín Coggi, le escribió: “Mi campeón, no hay nada que explicarle a nadie. El Junior o cualquier persona puede hacer lo que quiera con su vida. Mis respetos a ti y a su familia”

Todo empezó con un vídeo de Tik Tok, en el que el hijo del boxeador mexicano Julio César Chávez, el macho por antonomasia, aparece bailando en tacones.

El hijo del gran campeón mexicano publicó la escena en su cuenta y la grabación se volvió tendencia, con mas de 28,000 me gusta  y muchos haters.

Unos celebran el sentido del humor del pugilista e incluso hay comentarios por parte de mujeres, comentando que tiene más habilidad que ellas para usar los tacones; sin embargo, no faltaron los mensajes homófobos hacia Chávez Junior.

Ante el ataque, feroz, el padre del aún boxeador profesional se pronunció a través de su cuenta de Twitter.

“No se preocupen por el Tik Tok de mi hijo. Yo no me siento avergonzado, al contrario, me da alegría y me río porque se divierte. Yo sé que los tiene bien puestos y al que no le guste, que con todo y tacones vaya y chingue a ya saben adónde, con todo respeto”.

Aunque la leyenda del boxeo mexicano apeló a una validación de la masculinidad de su hijo para defenderlo con la frase “los tiene bien puestos”, el boxeador, Juan Martín Coggi, le escribió:

“Mi campeón, no hay nada que explicarle a nadie. El Junior o cualquier persona puede hacer lo que quiera con su vida. Mis respetos a ti y a su familia”.

Es claro que a partir de un video no se puede asumir la orientación sexual de una persona, pero según la psicóloga de la UNAM, Tania Rocha, especialista en la socialización del género, existe un panorama que no permite que se hable en torno a un tema como la homosexualidad en un ámbito como el deporte.

La razón de esto es que se trata de un espacio “históricamente pensado para los varones y la manera en que se han elaborado las lógicas de competencia dejan fuera conductas que no son acordes a una idea de lo masculino”.

A pesar de esa complejidad han habido casos en el mundo deportivo sumamente destacables como el de el boxeador puertorriqueño Orlando Cruz, quien salió del clóset en 2012 e hizo historia, pues se convirtió en el primer pugilista en activo que se declaraba abiertamente gay.

A través de un comunicado, Cruz confirmó su homosexualidad y declaró: “Siempre he sido y seguiré siendo un orgulloso puertorriqueño. Siempre he sido y seguiré siendo un orgulloso hombre gay”.

Otra de las dificultades, especialmente para los hombres, respecto a hacer explícita su homosexualidad,  explica la doctora Rocha, es que ésta es leída por gran parte de la sociedad como un sinónimo de feminidad y una suerte de traición por parte de los varones a un modelo idealizado de masculinidad. Además, en el deporte esto representa “una confrontación directa a un espacio físico y simbólico pensado para varones”.

Muchos deportistas a los que se les ha cuestionado por el hecho de la complejidad de declarar la homosexualidad señalan que además de la estigmatización institucional, también influye el temor a la discriminación entre sus propios compañeros de equipo.

Al respecto, Rocha comenta que ésta se debe a la rigidez en cuanto a la concepción del género en el deporte y al hecho de que las identidades en este espacio se han construido sobre una base totalmente binaria en donde sólo pueden existir hombres y mujeres.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído