El base de los Knicks tuvo suerte y anotó fuera de tiempo

Robinson encesta en su propia canasta y se lleva un ‘broncazo’

Su técnico le recriminó duramente su comportamiento y prácticamente no volvió a jugar

Es una de las jugadas más tontas del año

El base de los Knicks reflejó la atmósfera de surrealismo en la que vive sumida la franquicia de Nueva York al protagonizar, probablemente, la jugada absurda de una temporada regular.

Faltaban cinco décimas de segundo para que sonara la bocina del primer cuarto del partido ante los Nets de Nueva Jersey y el jugador, antes de regresar al banquillo para el descanso, lanzó el balón a su propia canasta en lugar de hacerlo a la del rival, con tan mala suerte que el tiro entró.

Afortunadamente, el tiempo estaba cerrado y la canasta no puntuó, cosa que no impidió el asombro de la grada y el enfado de su entrenador, Mike D’Antoni.

CASTIGADO SIN JUGAR

Nate Robinson no jugó más en todo el partido, que acabó con victoria para los neoyorquinos. Su hazaña, que no reconoció al haberlo hecho fuera de tiempo, le salió cara.

El reserva Al Harrington y el alero italiano Danilo Gallinari aportaron 17 puntos cada uno para llevar a los Knicks de Nueva York (3-9) a una victoria por 91-98 sobre los Nets de Nueva Jersey (0-13), que siguen sin conocer el triunfo en lo que va de temporada.

JUGADAS TONTAS

No es la primera vez que ocurre algo así. En 1995, la liga ACB vivió un episodio similar con Darryl Middleton, entonces jugador del FC Barcelona. El partido se disputaba ante el Gran Canaria, y el pupilo de Aíto García Reneses, a falta de 11 minutos y 53 segundos, recogió un salto entre Dueñas y Artiles junto a la canasta del equipo azulgrana. Sin saber por qué, el estadounidense enganchó un mate que dejó asombrado a todo el Centro de Deportes .

La jugada subió al marcador de los insulares, porque los árbitros, también sorprendidos, reconocieron que no había intención por su parte. La grada coreó su nombre, le abucheó y se rió durante largos minutos, pero Middleton se repuso y recondujo a su equipo a la victoria.

Tres años antes, durante la temporada 1992-1993, Francisco Javier «Chinche» Lafuente, del Caja San Fernando, se desenvolvió de dos rivales del Argal Huesca con tan mala fortuna, que su pase desesperado para salvar la posesión resultó ser un lanzamiento perfecto, pero tan desventurado que también se coló en su propio aro.

Más cómicos fueron los aciertos del lituano Darius Songalia , que anotó con el hombro, o la de Luke Walton , de los Lakers, durante la jornada inaugural de la temporada 2007-2008. (Agencias)

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído