92-96. Howard y Nelson mantuvieron con vida a los Magic

92-96. Howard y Nelson mantuvieron con vida a los Magic
. Agencia EFE

Era el primer partido de vida o muerte para los Magic de Orlando en las finales de la Conferencia Este y esta vez el pívot Dwight Howard hizo honor a su condición de estrella para guiarlos al triunfo por 92-96 ante los Celtics de Boston en la prórroga del cuarto partido de la eliminatoria.

La victoria, que fue la primera de los Magic en lo que va de serie (3-1), les permitió mantenerse con vida y volver a su campo donde el miércoles disputaran el quinto partido de la serie que juegan al mejor de siete.

«Hemos respondido como equipo y ahora volvemos a nuestro campo para conseguir el segundo triunfo», declaró Howard que logró un doble-doble de 32 puntos, 16 rebotes y cuatro tapones, a pesar que falló 8 de 14 tiros de personal.

Mientras que el base Jameer Nelson con 23 puntos, incluidos dos triples decisivos en la prórroga, nueve asistencias y cinco rebotes, también se convirtió en factor ganador de los Magic, que estuvieron siempre en control del juego y el marcador.

Con 2:24 minutos por jugarse del tiempo reglamentario, los Magic tuvieron una ventaja parcial de siete puntos (78-85), pero los Celtics con Paul Pierce de líder encestador lograron superarlos para empatar a 86-86.

El propio Pierce tuvo la oportunidad para haber conseguido el triunfo de haber encestado un tiro en suspensión o Nelson que también falló con el último intento a canasta.

Luego ambos equipos fallaron durante los tres primeros minutos de la prórroga sin que anotasen ningún punto hasta que Nelson acertó con dos triples consecutivos sin respuesta por parte de los Celtics que iban a ser decisivos.

Además Howard se hizo presente en su mejor versión de «Superman» bajo los aros y esta vez no le dio oportunidad a los Celtics a reaccionar, a pesar que Ray Allen consiguió también dos triples consecutivos.

Pierce con un doble-doble de 32 puntos, 11 rebotes, tres asistencias, dos recuperaciones de balón y un tapón fue el líder de los Celtics, pero falló 14 de los 25 tiros que hizo de campo.

Allen lo apoyó con 22 puntos, incluidos 5 de 7 triples, y cinco rebotes, mientras que el alero Kevin Garnett logró un doble-doble de 14 tantos y 12 rebotes, pero falló al igual que Pierce en las jugadas decisivas de los últimos minutos de la prórroga.

Además, la defensa de los Celtics no puedo evitar que los especialistas de triples de los Magic, encabezados por Nelson, que anotó 3 de 6, la superasen y al final fuese el factor que iba a desequilibrar la balanza a favor del equipo de Orlando.

Los Magic tuvieron un 36 (10-28) por ciento de acierto en los triples por el 28 (5-18) de los Celtics.

«Nos faltó acertar en los tiros decisivos y ahí fue donde estuvo la clave para que no consiguiésemos la victoria», declaró Doc Rivers, entrenador de los Celtics. «Sabíamos que no habíamos ganado la eliminatoria, ahora debemos volver a la realidad que nos falta todavía un triunfo para estar en las Finales».

Mientras que los seguidores de los Celtics, que habían llegado al TD Garden, de Boston, con escobas para simbolizar el 4-0 de la serie que no se dio, y los cánticos de «¡Beat L.A.!», tuvieron que reservarlos para otra oportunidad porque en esta la barrida ya no se da y todavía el equipo de Boston no está en las Finales, como tampoco Los Ángeles Lakers, en la Conferencia Oeste, aunque también domina la serie por 2-1 ante los Suns de Phoenix.

Los Celtics, que buscaban la barrida para llegar a sus segundas Finales de la NBA en tres años, tendrán que esperar y estar más centrados que nunca cuando disputen el quinto partido.

La historia está completamente del lado de los Celtics ya que ningún equipo que ha tenido la ventaja de 3-0 en una serie al mejor de siete la ha perdido.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído