España fracasó en Turquía tras un lustro de éxitos

España fracasó en Turquía tras un lustro de éxitos

El español Marc Gasol muestra su decepción durante el partido por el quinto puesto entre España y Argentina del Mundial de Baloncesto 2010 de Turquía, en Estambul, Turquía. EFE

EFE/Archivo

La selección española de baloncesto, que defendía el título, acabó en sexta posición en el Mundial que se disputó en Turquía, del 28 de agosto al 12 de septiembre, en lo que se puede considerar un fracaso después de un lustro de éxitos.

El equipo español no estuvo reconocible a lo largo del campeonato casi en ningún momento. Sólo en la victoria ante Grecia en cuartos (80-72) tuvo ciertos reflejos de lo que fue en estos últimos años de éxitos (el título Mundial de 2006, la plata en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y el campeonato europeo en 2009).

Cinco victorias y cuatro derrotas en tierras turcas y tres de esos triunfos fueron ante Nueva Zelanda (101-84), Canadá (89-67) y Líbano (91-57), selecciones de mucho menor nivel que la española. La quinta victoria fue ante Eslovenia (97-80) en el primero de los duelos por la quinta plaza.

Las derrotas son de más peso: Francia (72-66), Lituania (76-73), Serbia en semifinales (92-89) y Argentina por la quinta plaza (86-81). El resultado ante Lituania fue doloroso, ya que España desperdició 18 puntos de ventaja.

Con la mirada puesta en el brillante lustro anterior, el balance de España en Turquía es meridiano: fracaso.

España ha jugado mal y, tras cinco años viviendo de lujo en los podios de todas las competiciones, la comisión técnica deberá analizar ahora en qué se ha fallado para que la defensora del título no llegara a luchar por las medallas.

El combinado no ha sabido jugar los últimos minutos de los partidos comprometidos y, en todos los casos en los que se ha llegado en esta situación, ha terminado perdiendo. La comisión técnica deberá revisar con el seleccionador, Sergio Scariolo, la razón de esta incapacidad para superar dichos momentos claves.

También parece evidente que debe abordarse la gestión de los jugadores en los partidos, ya que algunos de los convocados fueron poco utilizados.

Respecto a los cánticos de los aficionados españoles en Estambul de «Scariolo dimisión», quizá haya que entenderlos más por la apatía con la que se jugó el último partido ante Argentina, y por la nula reacción del técnico, que también se negó ante la prensa a hacer un balance del campeonato.

En el cierre del Mundial, Estados Unidos ha sido el brillante y esperado vencedor con un triunfo sobre Turquía por 81-64, mientras Lituania alcanzó el bronce tras ganar a Serbia por 99-88.

Turquía y Lituania cumplieron con las expectativas. El resto, menos. Serbia demostró que tiene talento a espuertas y que hay que contar con ellos en la próxima década, pero se dejaron llevar cuando los anfitriones les ganaron en semifinales de aquella manera (82-83, con la canasta definitiva a cinco décimas de la conclusión del partido), parecida a la victoria de ellos sobre España en cuartos de final.

Argentina, como España, aspiraba a más, pero se tuvo que conformar con el quinto puesto, mientras que Rusia y Eslovenia se cayeron a la séptima y octava plaza, rompiendo la que parecía una trayectoria ascendente en los últimos tiempos.

Brasil tuvo la mala suerte de encontrarse con la mejor Argentina en octavos de final (93-89) y Puerto Rico ni siquiera llegó a esa ronda. La lesión de Carlos Arroyo no ayudó demasiado.

El Mundial de Turquía ya es historia y el Mundial de España 2014 ya está en el horizonte de todos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído