Marcelinho fulmina a los blancos con un tiple sobre la bocina

El Madrid la ‘pifia’ y pierde con el Real Barcelona en el último suspiro

Los de Pablo laso llegaron a tener 17 puntos de ventaja

El Barça tendrá que poner algo más que fe y carácter para el segundo partido

El Barcelona Regal afrontará este 8 de junio de 2012 en el Palau Blaugrana el segundo partido de la final de la ACB contra el Madrid (22.00 horas) con un carga anímica de máximos tras la victoria de anoche con el triple de Marcelinho sobre la bocina (81-80).

Al final del encuentro, el entrenador azulgrana, Xavi Pascual, apeló a la fe y al carácter de su equipo para levantar un partido que tenía cuesta abajo con diecisiete puntos de desventaja, pero dado el desarrollo del encuentro todo apunta a que los barcelonistas deberán poner mañana algo más que las condiciones que definió su preparador.

El Barça, con la mejor defensa del campeonato, fue claramente superado por un Madrid embalado desde la conclusión de la semifinal, en la que se refundó con un 1-2 en contra frente al Caja Laboral para levantar la eliminatoria por 3-2.

Los barcelonistas sufrieron en exceso en un Palau que no se llenó y donde mañana, a las 22.00 horas, no se espera una mejor entrada que en el primer asalto.

El equipo de Pascual llegó a estar con diecisiete puntos de desventaja, que se redujeron a doce en el arranque del último episodio, donde salió lo mejor del equipo catalán, contra tres jugadores brillantísimos (Navarro, 21 puntos; Lorbek, 18; y Mickeal 17), y con una última acción del brasileño Marcelinho Huertas para los anales de la historia, en su enceste de tres puntos en el último segundo.

Si el Barcelona quiere sumar su segunda victoria y viajar a Madrid con la posibilidad de dar la campanada, y devolver en cierta manera el triunfo madridista en la final de la Copa del Rey celebrada en el Sant Jordi, el equipo de Pascual deberá volver a los orígenes de una defensa poderosa, con la que esta temporada ha llegado a empequeñecer a sus rivales.

Anoche el Barça echó mano del coraje y se encontró con la dosis necesaria de suerte para revertir un partido que ya había vivido hace unos meses cuando, en la final de la Copa del Rey, los madridistas no dejaron duda de que desean frenar los años de dominio azulgrana y evitar que el equipo de Pascual reedite el título que alcanzó la pasada temporada.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído