SELECCIÓN

Un favorito y tres técnicos que no podrán hacerse cargo de la Selección

Scariolo podría ser el relevo de Orenga como seleccionador español.

Un favorito y tres técnicos que no podrán hacerse cargo de la Selección
Sergio Scariolo.

De la larga nómina de entrenadores que podrían sustituir a Juan Antonio Orenga en el banquillo de España, Sergio Scariolo es el mejor situado para hacerlo. El italiano fue seleccionador entre 2009 y 2012, ciclo en el que consiguió dos oros en el Eurobasket y una plata olímpica en Londres.

Dejó el banquillo nacional después de la cita londinense, alegando en aquel momento que quería pasar más tiempo con su familia. Entonces Scariolo era entrenador del Armani Jeans Milano, cargo que compatibilizaba con el de la selección española -antes fue técnico del Khimki ruso en paralelo al equipo nacional-, y meses después firmó por el Laboral Kutxa.

Sin embargo, el italiano no terminó de funcionar en su retorno a Vitoria: el equipo terminó sexto en Liga, eliminado por el Barcelona en primera ronda de playoffs, en el «top 16» en Euroliga y en cuartos de final de Copa del Rey. Tras el fin de curso, Scariolo y el Laboral Kutxa acordaron el adiós del italiano, que ahora mismo sigue sin equipo.

En su marcha de España hace dos años, Scariolo no cerró las puertas a un posible regreso, algo que se especulaba con fuerza en aquel momento. «Es muy complicado que un entrenador pueda hacer planes a largo plazo», respondió entonces a las posibilidades de volver algún día al banquillo de la selección, una opción que ahora está más cerca que nunca.

Su situación contractual favorece su vuelta. Scariolo está libre y ahora mismo no tiene ningún equipo al que dirigir, mientras que otros de los candidatos ya tienen banquillo para la próxima temporada. Joan Plaza, Pablo Laso y Sito Alonso, asistente de Orenga en el Mundial, tienen contrato en vigor con un club ACB, y la Liga española impide que el entrenador de uno de sus equipos dirija a una selección.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído