El MVP decide en el último cuarto de un partido eléctrico en el que los Warriors evitaron la eliminación

Los Warriors son inmortales: Thompson (41) y Curry (29) fuerzan el 7º ante los Thunder

A 4:30 del final, Golden State parecía muerto, pero un final de partido magnífico del escolta, el MVP e Iguodala llevan la serie al último duelo

El escolta de Golden State Warriors fue clave con 11 triples. Su papel en el partido fue vital para forzar el séptimo partido de la final del Oeste.

Tras una canasta heroica que puso el 112-101, Stephen Curry le gritó al Oracle, y seguramente al destino, «no nos vamos a casa».

Poco después, y antes de un final loco con intercambio de puntos de fogueo, el pabellón rugía en coro: «nos vemos el lunes».

Porque el lunes se jugaría un hipotético séptimo partido pero antes, claro, hay que jugar el sexto en Oklahoma City, donde espera noche de cuchillos largos, y volumen atronador, este sábado 28 de mayo de 2016.

Los Warriors, tras su absoluto desastre en el tramo central de la eliminatoria, hicieron lo que tenían que hacer: agarrarse a su pista y a su corazón y sobrevivir (120-111 final).

Ahora los Thunder son favoritos, pero esto ya es un sexto partido: espaldas contra la pared, margen de error que tiende a cero y una acumulación de cansancio físico y mental que puede ser determinante.

Ahí se abre el camino a los héroes pero ni eso facilita el pronóstico: los dos equipos los tienen.

La final del Oeste 2016 pasó a convertirse en una delicia que puede acabar siendo histórica en este quinto partido eléctrico, épico, con errores gruesos e intercambios superlativos. Con pequeños ajustes desde los banquillos y vaivenes anímicos extenuantes.

Los Warriors fueron mejores casi siempre pero no cerraron el partido hasta que Stephen Curry desempolvó el formato MVP en los últimos minutos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído