Como ya le ocurriera en Moscú, ante el CSKA

El Real Madrid se queda en dos segundos a un palmo del triunfo ante el Fenerbahçe (78-77)

Con 77-77 en el marcador, Llull falló un tiro cómodo desde cinco metros que valía la victoria

El Real Madrid se queda en dos segundos a un palmo del triunfo ante el Fenerbahçe (78-77)
Llull pelea con Nunnally. RM

ras una personal de Carroll en la pelea por el rebote, los de Laso se quedaron a un palmo de un triunfo que selló Nunnally con un tiro libre

Como ya le ocurriera en Moscú, ante el CSKA, el Real Madrid cayó por un punto en la pista del Fenerbahçe turco en la 10ª jornada de la Euroliga.

Ganaron los de Obradovic en un partido bravo que acreditó las prestaciones de dos de los principales candidatos a disputar la Final Four de Estambul.

Con 77-77 en el marcador, Llull falló un tiro cómodo desde cinco metros que valía la victoria y, tras una personal de Carroll en la pelea por el rebote, los de Laso se quedaron a un palmo de un triunfo que selló Nunnally con un tiro libre.

Los dos protagonistas finales, Nunnaly y Llull, agitaron de inicio el encuentro desde el perímetro; acto seguido, Udoh y Ayón elevaron las revoluciones en la pintura; y, para rematar el primer acto, Kalinic dio el primer estirón (23-16, m. 9).

Se hizo con el dominio el Fenerbahçe gracias a las segundas opciones que le otorgaron sus 10 rebotes ofensivos en ese parcial y reaccionó de inmediato Laso refrescando su quinteto.

Saltaron a pista Rudy, Hunter y Randolph y entre los tres construyeron un contundente parcial de 0-9 con el que el Madrid equilibró el pulso (30-32, m. 16). Cinco asistencias de Rudy desembocaron en 10 puntos de Othello, que completó su lustrosa aportación con otra canasta más, cuatro rebotes y una falta recibida para un 14 de valoración en apenas siete minutos.

El efecto Hunter endureció al Madrid en defensa y en ataque y destapó las dudas en el Fenerbahçe. Incapaces de descifrar el pick and roll madridista, los de Obradovic se espesaron también ante los ajustes de Laso en la zona.

El cuadro turco se agarró a sus buenos porcentajes de tiro, pero el Madrid comenzó a mover mejor el balón y equilibró el rebote gracias, entre otros, a la aportación silenciosa de Taylor.

No entró dentro del tiempo el triple a tablero de Nunnally con el que el partido llegó al descanso, pero si valió el de Kalinic a la vuelta de la caseta después de que Obradovic leyera la cartilla a los suyos.

Sin embargo, la furia competitiva de Llull y la voraz defensa de los morados atajó el propósito de enmienda del Fenerbahçe. Una ráfaga de robos y contraataques y una antideportiva de Nunnaly a Ayón consolidaron el gobierno madridista, pero los de Laso erraron en las manos de Doncic, Maciulis y Llull tres triples con valor psicológico para descoser el marcador.

La batuta de Sloukas y los puntos de Kalinic permitieron a los locales apretar los dientes en el tercer cuarto que Hunter, el máximo anotador del partido por entonces, vio casi al completo desde el banquillo.

Con la visión periférica de Rudy y el martillo de Ayón el Madrid tomó impulso (47-52, m. 28), pero el desenfoque desde el 6,75 (0 de 6 para Llull y 0 de 4 para Carroll) volvió a lastrar el buen juego del equipo de Laso.

No capturó ni un solo rebote ofensivo el Madrid en el tercer cuarto, que concluyó con un 4 de 16 en triples en su estadística. Dos puntos de Udoh, destemplado hasta entonces entre los grilletes rivales, dejaron la contienda igualada para la recta de meta (57-57, m. 30).

Se atascó el Madrid en ataque, pero 11 puntos consecutivos de Randolph permitieron a los morados sobrevivir al abordaje diseñado por Sloukas y respaldado por los puntos de Nunnaly. Subió la tensión. Se desquició primero el base griego del Fenerbahçe que se marchó al vestuario tras una técnica por protestar, pero también cayó en la trampa Randolph.

En otra reclamación a los árbitros por una falta evidente de Vesely que no fue señalada, el estadounidense abortó un ataque crucial para decantar la victoria.

El balance del ataque de nervios deparó un 75-75 a falta de 59s que se prolongó a un 77-77 con tan solo 16s por delante. LLull se jugó la última posesión, sorteó con solvencia el marcaje de Kalinic y se procuró un tiro cómodo, pero esta vez no atinó.

Los colegiados señalaron falta a Carroll en la desesperada pelea por el rebote y el Fernerbahçe se llevó el premio con un tiro libre de Nunnally.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído