Euroleague

El Real Madrid le da un baño al Panathinaikos

Tras ganar hasta por 22 puntos, los blancos vieron cómo los griegos intentaban la remontada a última hora. Sin embargo, se llevaron el cuarto partido y la serie (89-82)

El Real Madrid le da un baño al Panathinaikos
Real Madrid y Panathinaikos RS

Barcelona 2011, Londres 2013, Milán 2014, Madrid 2015, Estambul 2017 y Belgrado 2018. Son las seis Final Four de la Euroliga a las que ha conseguido acceder el Real Madrid en las últimas ocho temporadas. Cinco de ellas llegaron bajo la dirección técnica de Pablo Laso. El entrenador que ha conseguido que frases como la siguiente, mostrada este viernes en un tifo desplegado en el WiZink Center, vuelvan a cobrar todo el sentido en la sección de baloncesto madridista: “Una camiseta blanca, un escudo redondito y muchas Copas de Europa”. Porque, sí, el hermano pequeño del club no tiene nada que envidiarle al mayor. Pero nada en absoluto. Los blancos tenían que huir del infierno de un quinto partido en el OAKA y rematar la serie contra el Panathinaikos en casa… y lo hicieron. Vaya si lo hicieron, en un cuarto partido que tuvo contundencia y suspense a partes iguales [Narración y estadísticas: 89-82].

El Palacio empezó a atisbar la victoria desde el segundo cuarto. En un visto y no visto, Sergio Llull reventó el marcador. Con dos triples consecutivos de ‘El Increíble’, el Madrid se puso a ganar por nueve puntos. Pero el petardazo del menorquín no acabó ahí. De hecho, inició toda una explosión colectiva. Primero, Carroll se puso el disfraz de artillero que tan bien portó en el segundo y en el tercer duelo. Después, Felipe Reyes hizo lo propio, con un final de cuarto excelso en la zona. De repente, los locales pasaron a mandar hasta por 17 puntos. Y todo lo inició y terminó Llull, con un clínic raudo pero magistral en el pase (seis asistencias en un visto y no visto), según recoge Millán Cámara en El Español.

Que el Madrid tenía más hambre que el PAO ya había quedado patente cuando Gustavo Ayón se desató a gusto bajo tableros en el primer cuarto. Lojeski, con mucho esfuerzo, era el único que mantenía a flote a los griegos. Calathes y James sólo aparecían a cuentagotas, y esa era la mejor noticia posible para los intereses madridistas. Poco importó que los triples no entrasen ni por lo civil ni por lo criminal en los 10 primeros minutos (0/6). Ya llegaron a partir del segundo acto para quedarse.

VÍDEO DESTACADO: ¿Será esta la canasta del año en la Euroliga de Baloncesto?

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído