Le “castigan” con un partido de la división de plata inglesa

El árbitro que no vio la «pelota de playa» pitará en Segunda

Pepe Reina: “Si ya es difícil parar uno, imagínate dos”

El partido no volverá a disputarse pese al fallo garrafal del árbitro

Mike Jones, el árbitro que concedió el polémico «gol del balón de playa» del Sunderland ante el Liverpool, ha sido designado para dirigir el próximo fin de semana un partido de la Segunda división inglesa.
 
El jugador Darren Bent firmó el único tanto de ese encuentro ocasionando a la vez la polémica al rozar el balón una pelota hinchable roja -que podía confundirse desde lejos con un globo- arrojada al área de «red» desde las gradas, y que despistó al meta español Pepe Reina.

El hecho de que ese objeto estuviera en el terreno de juego debería haber sido motivo para anular el gol por ir contra las reglas, algo que sin embargo no ocurrió.

La normativa de la FIFA:

«El árbitro debería parar, suspender o abandonar un partido debido a interferencias ajenas de cualquier tipo».

La ‘Premier League’ confirmaba que el partido no volverá a disputarse pese al controvertido tanto que dio la victoria el equipo local en el estadio de la Luz. Por su parte, Jones mediará el encuentro que jugarán el fin de semana el Peterborough United y el Scunthorpe, de la segunda división inglesa (Championship).

El técnico de los «reds», el español Rafa Benítez, decidió tomarse el incidente con filosofía: «Estas cosas ocurren».

MEJOR NO REPETIR EL PARTIDO

El portero del Liverpool, Pepe Reina, lamentó el «error grosero» cometido por el árbitro Mike Jones pero se mostró de acuerdo con la decisión de la federación inglesa de no repetir el choque.

«Fue surrealista. Si ya es difícil parar uno, imagínate dos. El tema es serio porque el gol nos cuesta tres puntos. Es un error grosero del arbitro»

(EFE)

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído