Atlético 1 - 1 Mallorca

Los rojiblancos, incapaces de ganar a un Mallorca con 9 jugadores pese a tener 2 penaltis

El nuevo entrenador del Atlético de Madrid, Quique Sánchez Flores, tuvo que presenciarlo desde la grada del Vicente Calderón

Mallorca jugó desde el minuto 51 con nueve jugadores por las expulsiones de Josemi y Ramis

Ver para creer. El Atlético tuvo dos penaltis a favor y su rival se quedó con nueve a los cinco minutos de la segunda parte, pero en el 92′ Borja Valero con la colaboración de De Gea empató el encuentro.

El nuevo entrenador del Atlético de Madrid, Quique Sánchez Flores, presenció desde la grada del Vicente Calderón como los rojiblancos no pasaban del empate a uno contra un Mallorca que jugó desde el minuto 51 con nueve jugadores por las expulsiones de Josemi y Ramis.

El Calderón acabó avergonzado de su equipo, que pese a adelantarse al inicio de la segunda mitad ante un Mallorca que jugó con nueve cuarenta y cinco minutos, acabó cediendo un empate en la prolongación.

Después del varapalo ante el Chelsea, que deja al equipo con pie y medio fuera de la Liga de Campeones, la cabeza de Abel voló. Su breve sustituto, Santi Denia tenía la misión de dejar el testigo a Quique Sánchez Flores con tres puntos más en el casillero, pero fracasó.

Se la jugó el entrenador rojiblanco castigando al fichaje estrella, Sergio Asenjo, con una solución populista: titularidad para De Gea. El Atlético gustó en los primeros minutos y mediada la segunda mitad, se ponía con el encuentro a favor con el penalti que dejaba con diez a los insulares. Sin embargo, Forlán mandaba a la grada su lanzamiento. Especialmente preocupante el inicio de temporada del uruguayo.

Con uno menos, el Atlético se bloqueó. Se olvidó de jugar al fútbol, algo que no es novedad en los últimos años en el Calderón. El descanso arrancó los primeros pitos de una afición cuyo aguante hace mucho tiempo que tocó fondo.

La segunda mitad ponía el encuentro más cuesta abajo para los colchoneros. En una acción calcada a la de la primera mitad, Muñiz Fernández señalaba pena máxima y la segunda cartulina amarilla para Josemi. En esta ocasión, Forlán no falló.

Con el encuentro controlado, el Atleti terminó por perder el norte. Gregorio Manzano parcheó como pudo su maltrecha alineación y los baleares recuperaron metros. El miedo y la presión de una afición exigente metieron al Atlético en su área. Se mascó la tragedia en una lamentable salida de De Gea que Webó no acertó a cabecear a la red y, ya en tiempo de descuento, se consumó con un gol surrealista de Borja Valero ante la pasividad de la zaga local.

Quique Sánchez Flores tiene trabajo, mucho trabajo por delante para levantar a un equipo fundido mentalmente cuando aún no se ha alcanzado el primer tercio de la temporada.

Empezó la tarde con sorpresa. Santi dejaba en el banquillo a Asenjo y daba la titularidad al joven De Gea. Sonaba a ‘vendetta’. Lejos de hacer un favor al chaval, esta decisión puede ser una losa en su futuro. Tampoco arriesgaba mucho y mantenía al eterno doble pivote defensivo con Assunçao y Raúl García, sentando a Jurado, el único rojiblanco capaz de dar el último pase.

Pese a esos prolegómenos, el Atlético salió mandando ante un Mallorca que lo tenía todo muy bien estudiado. Manzano pretendía dejar pasar los minutos para que los locales se vieran presa de los nervios. Con lo que no contaba Goyo era con la torpeza de sus defensas Josemi y Ramis, que en dos acciones clarísimas ya se habían llevado sendas amarillas y condicionarían claramente el encuentro.

Y es que poco antes de la media hora el lateral cortaba claramente con la mano un pase de Simao a Forlán dentro del área que Muñiz Fernández no perdonó. El asturiano señaló el claro penalti y mandó para los vestuarios a Josemi con su segunda amarilla. Sin embargo, Forlán inició el camino del esperpento rojiblanco mandando a la izquierda de Aouate la pena máxima. La grada no se lo creía, pero era sólo el comienzo.

Pese a la inferioridad, el Mallorca no se vino abajo y dio un par de sustos por medio de Webó. Primero en un saque de puerta de Aouate que sacó partido de las miserias de la zaga local dejando solo al camerunés ante De Gea, pero el delantero se entretuvo y perdonó el 0-1. Poco después se adelantaría a la zaga a la salida de un córner para cabecear rozando el palo.

Los silbidos con los que la afición despidió a su equipo en el descanso no auguraban nada bueno. Y eso que al poco de reanudarse el encuentro éste no se le pudo poner más de cara al Atlético. Forlán entraba por la izquierda, centraba al área y Ramis, con el brazo despegado del cuerpo, cortaba el esférico. Muñiz Fernández, por una vez y sin que sirva de precedente, volvía a acertar señalando la pena máxima y mandando a la ducha al central con su segunda amarilla. Ahora sí, Forlán batía a Aouate y el Calderón se preparaba para celebrar su segundo triunfo de la temporada. Craso error, con este equipo es imposible dar por hecha cualquier circunstancia.

Pese a los dos jugadores de diferencia, el Atlético empezó a empequeñecerse y el Mallorca a crecer. Los de Manzano controlaban el juego, metían al Atlético en su área y apenas sufrían en defensa a pesar de jugar con nueve futbolistas. Y poco a poco se dieron cuenta de que podían puntuar. Los aficionados también se apercibieron de esa posibilidad. Pero lo que es peor para los rojiblancos, los jugadores locales también y les entró el tembleque.

Un tembleque que provocó que en la recta final Corrales puso un esférico al área, De Gea salió a por uvas y Webó se adelantó de cabeza, pero el balón, con la puerta vacía, se estrelló en el palo izquierdo. Parecía el susto habitual, pero sólo era el aviso de lo que llegaría un par de minutos más tarde. Domínguez se tragaba un centro de Martí desde la izquierda, Borja Valero la bajaba dentro del área y centraba raso para que De Gea desviara a sus redes el balón. Mientras los baleares celebraban por todo lo alto la justicia del fútbol, los atléticos no sabían donde meterse. Habían conseguido avergonzar a su sufrida afición. Y eso es lo peor que le puede pasar a un equipo.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído