La 'Ley Beckham' atrae a los futbolistas a nuestra Liga

Los ‘galácticos’ pagan menos en España

Reino Unido grava el 50% de los ingresos de las estrelllas del fútbol

Adriano Galliani, cree que a pesar de que vaya a cambiar el régimen impositivo, seguirá existiendo la "anomalía" económica del fútbol español

La modificación de la ‘Ley Beckham’ ha sido bien acogida en Europa porque, a partir de ahora, España no será un paraíso fiscal para los grandes jugadores. Su oferta pierde atractivo al no ser tan ventajosa. Por tanto, cuando un ‘crack’ del fútbol tenga que decidir si continúa su carrera futbolística en un club inglés o uno español, quizá no elija esta última opción.

Sin embargo, existen algunas discrepancias.
Según publica el periódico ABC, la medida ha dividido al mundo del fútbol:

  • Miguel Ángel Lotina, entrenador del Deportivo de la Coruña: «Para el fútbol español sería un golpe muy fuerte»
  • Carlos Suárez, presidente del Valladolid, quien considera que «bajaría el nivel e interés de la Liga»
  • Raúl González Blanco, capitán del Real Madrid:  «Todos tenemos que jugar con las mismas normas, veremos si se aprueba»

PROBLEMA ESPAÑOL

Una de las voces de peso que se han escuchado al respecto proviene del presidente de la UEFA, Michel Platini, quien dijo que esta modificación legislativa es un «problema español» pero que «no cambia nada a nivel europeo».

Desde Italia, el vicepresidente del Milan, Adriano Galliani, cree que a pesar de que vaya a cambiar el régimen impositivo, seguirá existiendo la «anomalía» económica del fútbol español:

«España sigue siendo favorita en el plano de los ingresos, porque los grandes clubes no aportan una contribución económica a los pequeños. Con una fiscalidad inferior, había una desventaja doble con respecto a ellos. Esa es la razón por la que los Kaká, Ibrahimovic, Benzemá y Xabi Alonso se marcharon allí»

LA ‘PREMIER’ AHOGA MÁS

La legislación británica no sólo no facilita fiscalmente la llegada de futbolistas extranjeros, sino que incluso los ahuyenta. «La Premier se va a quedar vacía», advirtió el entrenador del Arsenal, Arsène Wenger, cuando el Gobierno de Gordon Brown aprobó elevar el tope fiscal al 50 por ciento para quienes tengan ingresos anuales de más de 150.000 libras (167.000 euros).

Eso y la devaluación de la libra en relación al euro constituyen un lastre económico para los futbolistas del continente. Wenger se quejó de que las diferencias fiscales entre los países europeos puedan despoblar unas ligas en beneficio de otras

EL ‘CALCIO’ EN PIE DE GUERRA

Al «calcio» italiano lo le gusta nada la reforma de la Ley y promete batalla ante la Federación Internacional de fútbol. Razón no les falta a los jugadores y empresarios del balompié italiano porque las empresas futbolísticas pagan en el país el 31,4% de impuestos al fisco, por lo que «con la fiscalía española el Milán tendría 42 millones de recursos más al año», bramaba el vicepresidente del club rojo-negro, Adriano Galliani.

Los jugadores de fútbol en Italia se someten a unas retenciones que rozan el 50% por lo que la nueva ley española podría provocar una fuga fiscal desde Italia a España.

EN FRANCIA MÁS FÁCIL

Una matización legislativa del mes de enero de este mismo año permite a muchos futbolistas no pagar el impuesto sobre la renta, siempre que no hayan residido en Francia en los últimos cinco años.

Esa matización, concebida para «repatriar» a grandes ejecutivos, técnicos y científicos, en primer lugar, ha permitido a algunas estrellas del fútbol, como Claude Makelele, reducir su impuesto sobre la renta en más de 500.000 euros anuales.

La comisión de finanzas de la Asamblea Nacional inició el mes de octubre pasado un proceso, en curso, de revisión de la fiscalidad de los equipos y los jugadores de fútbol, con el fin de «reducir sustancialmente» unas ventajas que el Tribunal de Cuentas considera «exorbitantes», estimando en 95.000 millones de pérdidas o no ingresos para el Estado las ventajas fiscales de jugadores y equipos de fútbol.

BUNDESLIGA, MÁS DE LO MISMO

En Alemania, un jugador debe ser residente fiscal en el país y tributar en él no sólo por sus ingresos procedentes del club local en el que juega sino por el total de sus ingresos mundiales, sea por publicidad o por intereses devengados. El régimen fiscal aplicable suele suponer un gravamen de un 45%, lo mismo que para el resto de ciudadanos de este país.

RESTO DE EUROPA

En otros países, como Grecia, los futbolistas pueden llegar a tributar tan solo un 20%, por lo que esta competición está cada día mejor valorada. Otra ‘perita en dulce’ en cuanto a beneficios fiscales es Holanda, donde los jugadores de fútbol tienen hasta un 30% de su salario exento de tributación durante 10 años. Habrá que ver si ellos también toman medidas como el caso español, o se convertirán en los paraísos fiscales más codiciados.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído