Jóvenes en riesgo de exclusión social buscan cambiar su vida con el fútbol

Jóvenes en riesgo de exclusión social buscan cambiar su vida con el fútbol

Jugadoras de la selección de Brasil observan, este 20 de septiembre, durante el Mundial de Fútbol Social que se lleva a cabo en la playa de Copacabana en Río de Janeiro (Brasil). EFE

EFE/Archivo

Centenares de jóvenes en riesgo de exclusión social procedentes de cinco continentes se reúnen estos días en la playa de Copacabana de Río de Janeiro para cambiar su vida y buscar un futuro mejor a través de un lenguaje universal: el fútbol.

El octavo Campeonato Mundial de Fútbol Social, también conocido como el «Mundial de los Sin Techo» (HWC, sigla en inglés), se disputa estos días en la famosa playa carioca, con la participación de más de cincuenta países.

En la arena de Copacabana, dos pequeñas canchas de fútbol albergan los partidos, que se disputan en equipos de cuatro jugadores y están divididos en dos tiempos de siete minutos.

La selección anfitriona, Brasil, inauguró el torneo el domingo con una victoria por un ajustado 7-6 ante Chile.

Mientras se disputan los partidos, jugadores, miembros del cuerpo técnico y organizadores se reúnen alrededor de los minicampos y aprovechan para animar a las otras selecciones en un clima festivo y amistoso.

Los organizadores del campeonato aseguran que el evento tiene como objetivo concienciar a la gente sobre la existencia de la pobreza en todo el mundo, además de transformar la vida de jóvenes que viven en las calles o que han sido excluidos socialmente.

«Es una bonita experiencia que me va a servir para el resto de mi vida y la voy a aprovechar al máximo», aseguró a Efe Jonathan Viveros, capitán de la selección de Chile.

Según un estudio elaborado por la propia organización del HMC, más de la mitad de los jugadores que participan en el campeonato cambian sus vidas, dejan las drogas y el alcohol, participan en programas educativos y de formación e incluso se convierten en jugadores o entrenadores profesionales que se dedican a ayudar a otros jóvenes.

Además, se calcula que más de 30.000 jóvenes pobres o en situación de exclusión social han sido beneficiados por los programas de entrenamiento previos al campeonato.

Para seleccionar a los jugadores de cada país, la organización del «Mundial de los Sin techo» entra en contacto con ONGs y centros de asistencia social que buscan a jóvenes dispuestos a participar.

En el caso de Bélgica, un jurado popular se encarga de elegir a los futbolistas que participarán en el torneo, mientras que en el caso de la selección de Palestina, los jugadores son exiliados que viven en campos de refugiados en el Líbano.

El torneo reúne a jugadores de países con trayectoria en el Mundial de Fútbol de la FIFA, como es el caso de Brasil, Inglaterra, Francia, Holanda o Portugal, pero también incluye selecciones con menos tradición futbolística como Haití, Corea del Sur o India.

La idea de crear un campeonato mundial de fútbol para pobres surgió a raíz del polémico vídeojuego ‘Mendigogame’, en el que el jugador se convierte en un vagabundo que tiene que ingeniárselas para sobrevivir en la calle y que incluso tiene su versión brasileña, el ‘Faveladogame’.

Desde su primera edición en 2003, el HWC se ha disputado en países como Italia, Australia, Dinamarca o Sudáfrica y tiene como embajador al ex futbolista Eric Cantona, además de contar con el apoyo de jugadores activos como el marfileño Didier Drogba y el británico Rio Ferdinand.

El Campeonato Mundial de Fútbol Social en Río de Janeiro se extenderá hasta el próximo domingo 26, cuando se celebren las finales de las categorías masculina y femenina y se repartan los premios a los mejores jugadores del torneo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído